Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Ritmos supraventriculares ectópicos

Por L. Brent Mitchell, MD, FRCPC, Professor of Medicine, Department of Cardiac Services, Libin Cardiovascular Institute of Alberta

Información:
para pacientes

Varios ritmos provienen de focos supraventriculares (en general, en las aurículas) y en muchos casos son asintomáticos y no requieren tratamiento.

Extrasístoles auriculares

Los latidos auriculares prematuros (LAP) o contracciones auriculares prematuras (CAP) son impulsos episódicos frecuentes. Las extrasístoles auriculares, o contracciones auriculares prematuras, son impulsos episódicos frecuentes que pueden presentarse en corazones normales expuestos a factores precipitantes (p. ej., café, té, alcohol, seudoefedrina) o no expuestos a ellos o pueden indicar la presencia de una enfermedad cardiopulmonar. Se identifican con frecuencia en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a veces causan palpitaciones. El diagnóstico se basa en los hallazgos en el ECG (véase ver figura Extrasístole auricular.).

Extrasístole auricular.

En la derivación II, después del segundo latido de origen sinusal, la onda T está deformada por una extrasístole auricular. Dado que la extrasístole auricular se presenta en un momento relativamente temprano durante el ciclo sinusal, el marcapasos del nodo sinusal se reinicia y una pausa (menor que la pausa compensadora completa) precede al siguiente latido sinusal.

Las extrasístoles auriculares pueden conducirse en forma normal o aberrante o no conducirse y en general se identifica una pausa no compensadora tras ellas. Las extrasístoles auriculares conducidas en forma aberrante (que en general se manifiestan como un bloqueo de la rama derecha del fascículo de His) deben distinguirse de las extrasístoles de origen ventricular.

Los latidos de escape auricular son extrasístoles auriculares que surgen después de pausas sinusales prolongadas o un paro sinusal. Estas extrasístoles pueden ser solitarias o múltiples; los latidos de escape procedentes de un solo foco pueden producir un ritmo continuo (denominado ritmo auricular ectópico). La frecuencia cardíaca típica es más lenta, la morfología de la onda P es diferente y el intervalo PR es un poco más corto que el del ritmo sinusal.

Marcapasos auricular migratorio

El marcapasos auricular migratorio (ritmo auricular multifocal) es un ritmo irregular causado por descargas aleatorias procedentes de numerosos focos auriculares ectópicos. Por definición, la frecuencia cardíaca es 100 latidos/minuto. En forma típica, esta arritmia se manifiesta en pacientes con enfermedades pulmonares, hipoxia, acidosis, intoxicación por teofilina o una combinación de estos factores. En el ECG, se observa una morfología de ondas P que difiere de un latido a otro y presenta 3 morfologías de ondas P diferentes. La presencia de estas ondas distingue el marcapasos auricular migratorio de la fibrilación auricular.

Taquicardia auricular multifocal

La taquicardia auricular multifocal (taquicardia auricular caótica) es un ritmo irregular causado por descargas aleatorias procedentes de múltiples focos auriculares ectópicos. Por definición, la frecuencia cardíaca es > 100 latidos/minuto. Excepto por la frecuencia, sus características son iguales a las del marcapasos auricular migratorio. Los síntomas, cuando se desarrollan, corresponden a los generados por la taquicardia rápida. El tratamiento se centra en la enfermedad pulmonar subyacente.

Taquicardia auricular

La taquicardia auricular es un ritmo regular causado por la activación auricular rápida y constante procedente de un foco auricular solitario. La frecuencia cardíaca suele oscilar entre 150 y 200 latidos/minuto; no obstante, en presencia de una frecuencia auricular muy rápida, disfunción nodal o intoxicación digitálica, el paciente puede desarrollar un bloqueo auriculoventricular (AV) y la frecuencia ventricular podría ser menor. Los mecanismos que producen esta taquicardia son el aumento del automatismo auricular y la reentrada intraauricular. La taquicardia auricular es la forma menos frecuente (5%) de taquicardia supraventricular y suele presentarse en pacientes con cardiopatías estructurales. Otras causas abarcan irritación auricular (p. ej., pericarditis), fármacos (p. ej., digoxina), alcohol e inhalación de gases tóxicos. Los síntomas coinciden con los de otras taquicardias. El diagnóstico se basa en el ECG, con ondas P que poseen una morfología diferente de las ondas P sinusales normales y preceden complejos QRS, pero que podrían quedar ocultas por ondas T previas (véase ver figura Taquicardia auricular verdadera.).

Taquicardia auricular verdadera.

Esta taquicardia con complejos QRS estrechos procede de un foco automático anormal o una reentrada intraauricular. Las ondas P preceden a los complejos QRS; a menudo es una taquicardia con RP largo (PR < RP), pero puede ser una taquicardia con RP corto (PR> RP) si la conducción nodal auriculoventricular es lenta.

Las maniobras vagales pueden ser útiles para reducir la frecuencia cardíaca, lo que permite la visualización de las ondas P cuando están ocultas, pero estas maniobras no suelen eliminar la arritmia (lo que demuestra que el nodo AV no forma parte obligada del circuito de la arritmia). El tratamiento consiste en el manejo de las causas y la reducción de la frecuencia de respuesta ventricular con un β-bloqueante o un bloqueante de los canales de calcio. Un episodio podría revertirse mediante cardioversión con corriente directa. Los abordajes farmacológicos para eliminar y prevenir la taquicardia auricular consisten en fármacos antiarrítmicos de clase Ia, Ic o III. Si estas medidas no invasivas no son eficaces, a modo de alternativa puede indicarse un marcapasos de hiperestimulación y ablación por radiofrecuencia.

Taquicardia de la unión no paroxística

La taquicardia de la unión no paroxística se debe a un automatismo anormal del nodo AV o los tejidos adyacentes, que se produce en forma típica después de una cirugía cardíaca abierta, un infarto agudo de miocardio de la pared inferior, una miocarditis o una intoxicación digitálica. La frecuencia cardíaca oscila entre 60 y 120 latidos/minuto, lo que implica que en general no provoca síntomas. El ECG revela complejos QRS regulares de aspecto normal sin ondas P identificables o con ondas P retrógradas (invertidas en las derivaciones inferiores) que aparecen poco antes (< 0,1 segundos) o después del complejo QRS. El ritmo se distingue de la taquicardia supraventricular paroxística debido a la frecuencia cardíaca más baja y a su comienzo y finalización gradual. El tratamiento está destinado a las causas.

Recursos en este artículo