Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Carcinoma basocelular

(Úlcera corrosiva)

Por Gregory L. Wells, MD, Resident in Dermatology, Dartmouth Medical School and Dartmouth-Hitchcock Medical Center

Información:
para pacientes

El carcinoma basocelular es una pápula o nódulo superficial, de crecimiento lento, que deriva de determinadas células epidérmicas. Los carcinomas basocelulares se originan en los queratinocitos que están cerca de la capa basal, conocidos como queratinocitos basales. Las metástasis son raras, aunque el crecimiento local puede ser muy destructivo. El diagnóstico se realiza por biopsia. El tratamiento depende de las características del tumor y puede incluir el curetaje y la electrodisección, la resección quirúrgica, la criocirugía, la quimioterapia tópica y, en ocasiones, la radioterapia o farmacoterapia.

El carcinoma basocelular es el tipo más frecuente de cáncer cutáneo, con > 2,8 millones de casos nuevos por año en los Estados Unidos. Es más frecuente en personas de piel clara con antecedentes de exposición a la luz solar y es muy raro en personas de piel oscura.

Signos y síntomas

Las manifestaciones clínicas y el comportamiento biológico de los carcinomas basocelulares son muy variables. Pueden aparecer como

  • Nódulos pequeños firmes, brillantes y casi traslúcidos a rosados con telangiectasias

  • Nódulos o pápulas ulcerados y costrosos

  • Placas planas, cicatrizales, induradas (a veces cánceres de tipo morfea con bordes indefinidos)

  • Pápulas o placas rojas, delgadas, que son difíciles de distinguir de la psoriasis o la dermatitis localizada

Lo más frecuente es que el carcinoma comience como una pápula brillante, que se agranda lentamente y luego de algunos meses o incluso años, muestra un borde perlado y brillante con vasos ingurgitados (telangiectasias) en la superficie y una úlcera central. Puede haber formación de costras o sangrado recurrentes. Los carcinomas pueden alternar con formación de costras y períodos de curación, que disminuye injustificadamente la preocupación de los pacientes y los médicos sobre la importancia de la lesión.

Los carcinomas basocelulares raras veces hacen metástasis, aunque pueden invadir tejidos sanos. En raras ocasiones, los pacientes mueren debido a que el carcinoma invade estructuras u orificios vitales (p. ej., ojos, oídos, boca, huesos y duramadre).

Diagnóstico

  • Biopsia y examen histológico

Tratamiento

  • Por lo general, métodos locales

El tratamiento debe ser indicado por un especialista. El aspecto clínico, el tamaño, la localización y el subtipo histológico determinan el tratamiento de elección, ya sea curetaje y electrodesecación, resección quirúrgica, criocirugía, quimioterapia tópica (imiquimod o 5-fluorouracilo) y terapia fotodinámica, o, en ocasiones, radioterapia. Los cánceres recurrentes o con tratamiento incompleto, los cánceres extensos, los que se localizan en sitios de recurrencia (p. ej., cabeza y cuello) y aquellos similares a la morfea con bordes mal definidos suelen tratarse con cirugía de Mohs bajo guía microscópica, en la cual se estudian los bordes de los tejidos en forma progresiva hasta que estén libres de tumor (lo que se determina mediante la evaluación microscópica durante la cirugía). Si los pacientes tienen enfermedad metastásica o localmente avanzada y no son candidatos para la cirugía o la radioterapia (p. ej., porque las lesiones son grandes, recurrentes o metastásicas), ya está disponible el vismodegib . Vismodegib inhibe la vía hedgehog (una vía que está mutada en la mayoría de los pacientes con carcinoma basocelular).

Casi el 25% de los pacientes con antecedentes de carcinoma basocelular desarrollan un cáncer basocelular nuevo dentro de los 5 años después del primer carcinoma. En consecuencia, los pacientes con estos antecedentes deben concurrir a un control médico 1 vez por año.

Conceptos clave

  • Los carcinomas basocelulares, los cánceres más comunes de la piel, son especialmente comunes entre las personas expuestas al sol, de piel clara.

  • Se debe considerar el diagnóstico en lesiones típicas (p. ej., pápula brillante, de crecimiento lento, a menudo con un borde brillante, perlado) y lesiones que alternativamente forman costras y curan.

  • Se debe derivar al paciente al especialista, para tratamiento con métodos localmente destructivos.

Recursos en este artículo