Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Carcinoma epidermoide

Por Gregory L. Wells, MD, Resident in Dermatology, Dartmouth Medical School and Dartmouth-Hitchcock Medical Center

Información:
para pacientes

El carcinoma epidermoide es un tumor maligno de los queratinocitos epidémicos que invade la dermis; suele aparecer en las zonas expuestas al sol. La destrucción local puede ser extensa, y en estadios avanzados puede haber metástasis. El diagnóstico se realiza por biopsia. El tratamiento depende de las características del tumor y puede incluir curetaje y electrodesección, resección quirúrgica, criocirugía o, en ocasiones, radioterapia.

El carcinoma epidermoide es el segundo tipo de cáncer cutáneo más frecuente, después del carcinoma basocelular, con alrededor de 700.000 casos nuevos por año en los Estados Unidos y 2500 muertes. Puede desarrollarse en tejido normal, en una queratosis actínica preexistente (ver Efectos crónicos de la luz solar : Queratosis actínica), en un parche de leucoplasia oral, o en la cicatriz de una quemadura.

La apariencia clínica es muy variable, pero las lesiones que no se curan en zonas expuestas a la radiación solar pueden ser sospechosas. El tumor puede comenzar como una pápula o una placa de color rojo, con una superficie descamada o costrosa y puede volverse nodular, a veces con una superficie verrugosa. En algunos casos, la mayor parte del volumen de la lesión puede yacer por debajo de la piel circundante. Eventualmente, el tumor se ulcera e invade el tejido subyacente.

Diagnóstico

  • Biopsia

La biopsia es fundamental. El diagnóstico diferencial varía en función de la apariencia de la lesión. Por ejemplo, las úlceras que no cicatrizan deben diferenciarse del pioderma gangrenoso y úlceras por estasis venosa. Las lesiones nodulares deben diferenciarse de los queratoacantomas (probablemente carcinomas epidermoides) y de la verruga vulgar. Las placas escamosas deben ser diferenciados del carcinoma basocelular, la queratosis actínica, la verruga vulgar, la queratosis seborreica, la psoriasis y el eczema numular.

Pronóstico

En general, el pronóstico para las lesiones pequeñas extirpadas de un modo adecuado y temprano es excelente. Las metástasis regionales y distantes del carcinoma epidermoide en zonas expuestas al sol son infrecuentes pero ocurren, sobre todo en tumores poco diferenciados. No obstante, aproximadamente un tercio de los cánceres linguales o de la mucosa hacen mestástasis antes de arribar al diagnóstico (ver Carcinoma epidermoide bucal).

La enfermedad en estadio final, que puede requerir una cirugía extensa, es más probable que haga metástasis, Al comienzo se disemina localmente, a la piel y ganglios linfáticos regionales y, eventualmente, a órganos vecinos. Los tumores que aparecen cerca de las orejas, el borde de los labios y las cicatrices, o que tienen invasión perineural, tienen más probabilidades de hacer mestástasis. La tasa de supervivencia global a 5 años para la enfermedad metastásica es del 34% cualquiera sea el tratamiento.

Tratamiento

  • Por lo general, se utilizan técnicas de destrucción local

El tratamiento es similar al del carcinoma basocelular e incluye el curetaje y la electrodesecación, resección quirúrgica, criocirugía, quimioterapia tópica (imiquimod o 5-fluorouracilo) y terapia fotodinámica o, en ocasiones, radioterapia (ver Tratamiento). El tratamiento y el seguimiento deben ser controlados en forma estrecha debido al gran riesgo de metástasis. El carcinoma epidermoide en el labio o en otro pliegue mucoso debe ser extirpado; a veces, es difícil lograr la cura. Las recidivas y los tumores grandes deben tratarse en forma agresiva con cirugía de Mohs bajo control microscópico o por un abordaje en equipo con cirugía y radioterapia. Debido a que los tumores con invasión perineural son agresivos, se debe considerar la radioterapia después de la cirugía.

La enfermedad metastásica responde bien a la radioterapia cuando se detectan las metástasis y se las aísla. Las metástasis diseminadas no responden bien a los regímenes quimioterápicos.

Conceptos clave

  • El carcinoma epidermoide, debido a su alta frecuencia de aparición y aspecto muy variable, se debe considerar en cualquier lesión que no sana en una zona expuesta al sol.

  • Las metástasis son poco comunes, pero son más probables en los cánceres que involucran la lengua o las mucosas; que ocurren cerca de las orejas, el borde superior del labio, o en cicatrices; o que tienen invasión perineural.

  • El tratamiento suele ser con métodos localmente destructivos, a veces también con radioterapia (p. ej., para los tumores que son grandes, recurrentes, o que tienen invasión perineural).

Recursos en este artículo