Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Liquen simple crónico

(Neurodermatitis)

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

Información:
para pacientes

El liquen simple crónico (neurodermatitis) es un eccema causado por el rascado frecuente; por varios mecanismos, el rascado crónico causa mayor prurito y se crea un círculo vicioso. El diagnóstico se realiza con el examen físico. El tratamiento incluye la educación del paciente y técnicas para evitar el rascado, corticoides y antihistamínicos.

Etiología

El liquen simple crónico es el engrosamiento de la piel con grados variables de descamación, secundario al rascado o frotamiento reiterados. Ocurre con frecuencia en personas con trastornos de ansiedad y estrés emocional inespecífico, así como en pacientes con algún tipo de dermatitis crónica subyacente.

FIsiopatología

Se desconoce la fisiopatología, aunque puede haber varias alteraciones en la forma en la que el sistema nervioso percibe y procesa las sensaciones de prurito. La piel con tendencia a sufrir trastornos eccematosos (p., ej., dermatitis atópica) es más propensa a la liquenificación.

Signos y síntomas

El liquen crónico simple se caracteriza por la aparición de placas pruriginosas, secas, descamadas, hiperpigmentadas y liquenificadas, de forma ovalada, irregular o angular. Compromete sitios de acceso fácil, como las piernas, los brazos, el cuello, la parte superior del tronco y la región anal.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico se realiza por el examen físico. Una placa completamente desarrollada presenta una zona marginal con pápulas aisladas de color marrón y una zona central de pápulas que confluyen y están cubiertas por escamas. Algunos cuadros parecidos incluyen la tiña del cuerpo, el liquen plano y la psoriasis; el liquen crónico simple se distingue de estas patologías por los hallazgos en el preparado húmedo con hidróxido de potasio y la biopsia.

Tratamiento

  • Educación y pautas de comportamiento

  • Corticoides (casi siempre tópicos, aunque pueden ser intralesionales)

  • Antihistamínicos

El tratamiento primario es la educación del pacientes sobre los efectos del rascado y el frotamiento. El tratamiento secundario son los corticoides tópicos (p. ej., acetónido de triamcinolona, fluocinonida); se prefieren las cintas quirúrgicas impregnadas con flurandrenolida (aplicadas por la mañana y reemplazadas a la noche) debido a que la oclusión evita el rascado. Las áreas pequeñas pueden infiltrarse (inyecciones intralesionales) con un corticoide de acción prolongada como el acetónido de triamcinolona 2,5 mg/mL (diluido en solución fisiológica), 0,3 mL/cm2 de lesión; puede repetirse el tratamiento cada 3 o 4 semanas. Los antihistamínicos H1 pueden ser útiles. Los emolientes también pueden ser útiles. La crema de capsaicina tópica también puede ser útil, pero las sensaciones de ardor iniciales pueden hacer que esta terapia sea inaceptable para los pacientes.

Conceptos clave

  • El rascado crónico provoca más comezón, creando un círculo vicioso.

  • Presenta placas liquenificadas, hiperpigmentadas, descamativas, secas y pruriginosas en formas irregulares ovaladas o angulares en las piernas, brazos, cuello y parte superior del tronco y, a veces el área anogenital.

  • El diagnóstico es clínico, pero el análisis con hidróxido de potasio en fresco y la biopsia pueden ayudar en el diagnóstico diferencial.

  • Se debe educar al paciente sobre el círculo vicioso del rascado que aumenta la picazón; los corticoides tópicos y antihistamínicos ayudan a controlar la comezón.

Recursos en este artículo