Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Foliculitis

Por A. Damian Dhar, MD, JD, Physician, North Atlanta Dermatology

Información:
para pacientes

La foliculitis es la infección bacteriana de los folículos pilosos.

La foliculitis suele ser causada por Staphylococcus aureus y a veces por Pseudomonas aeruginosa (foliculitis del sauna) u otros microorganismos. La foliculitis del sauna ocurre por el tratamiento inadecuado del agua con cloro o bromo.

Los síntomas de la foliculitis son dolor leve, prurito o irritación. Los signos son la presencia de una pústula superficial o un nódulo inflamatorio alrededor de un folículo piloso. Los pelos infectados se caen o se eliminan fácilmente, aunque tienden a desarrollarse nuevas pápulas. El crecimiento de pelos encarnados puede causar irritación o inflamación similares a una foliculitis infecciosa (seudofoliculitis de la barba—ver Seudofoliculitis de la barba).

Tratamiento

  • Clindamicina al 1% en loción o gel

Debido a que la mayoria de las foliculitis son causadas por S. aureus, puede aplicarse clindamicina al 1% en loción o en gel 2 veces al día durante 7 a 10 días. Como alternativa, puede lavarse con jabón de peróxido de benzoílo al 5% durante la ducha por 5 a 7 días. El compromiso cutáneo extenso puede requerir tratamiento sistémico (p. ej., cefalexina 250 a 500 mg vía oral 3 o 4 veces por día durante 10 días). Si estas medidas no logran la curación o se observa recurrencia de la foliculitis, se realiza tinción de Gram del material obtenido de las pústulas y cultivo para excluir la presencia de S. aureus gramnegativos o meticilino resistentes (MRSA), y cultivo de muestra de las narinas para excluir el estado de portador nasal de estafilococos. Se debe realizar un preparado microscópico con hidróxido de potasio de un pelo arrancado para excluir la foliculitis micótica.

El tratamiento para MRSA suele requerir la administración de 2 antibióticos por vía oral, y la elección de los fármacos debe realizarse sobre la base de los resultados del cultivo y los informes sobre sensibilidad antibiótica.

La foliculitis del sauna suele resolver sin tratamiento. No obstante, la cloración adecuada del sauna es necesaria para evitar las recidivas y proteger a otros indidivuods de la infección.

Recursos en este artículo