Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Hidradenitis supurativa

Por A. Damian Dhar, MD, JD, Physician, North Atlanta Dermatology

Información:
para pacientes

La hidradenitis supurativa es un proceso inflamatorio crónico, cicatrizal similar al acné que se presenta en las axilas, ingles y alrededor de los pezones y el ano.

Se cree que la hidradenitis supurativa es una condición inflamatoria crónica del folículo piloso y las estructuras asociadas. La inflamación folicular y la posterior oclusión conduce a la rotura del folículo y el desarrollo de abscesos, fístulas y cicatrices.

Se desarrollan masas dolorosas a la palpación, similares a abscesos cutáneos. Estas lesiones suelen ser estériles. En los casos crónicos, es característica la presencia de dolor, fluctuación, secreción y formación de trayectos fistulosos. En casos crónicos puede haber infección bacteriana en abscesos profundos y en trayectos fistulosos. En los casos crónicos axilares, la coalescencia de los nódulos inflamados causa la aparaición de cordones fibrosos palpables. El cuadro puede ser incapacitante debido al dolor y al mal olor.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico es clínico. Se deben tomar muestras para cultivo de los abscesos profundos y fístulas en pacientes que tienen una enfermedad crónica, aunque a menudo no se encuentran patógenos. El sistema de estadificación Hurley describe la gravedad de la enfermedad.

  • Etapa I: Formación de abscesos, únicos o múltiples, sin fístulas ni cicatrices

  • Etapa II: abscesos individuales o múltiples, muy separados, recurrentes con formación de fístulas o cicatrices

  • Etapa III: afección difusa o casi difusa o múltiples fístulas y abscesos interconectados a través de toda la zona

Tratamiento

  • Etapa I: clindamicina tópica, corticosteroides intralesionales, y antibióticos orales

  • Etapa II: cursos más largos de antibióticos por vía oral y en ocasiones drenaje o desbridamiento en sacabocado

  • Etapa III: Infliximab y con frecuencia escisión quirúrgica amplia y reparación o injerto

Los objetivos del tratamiento son prevenir nuevas lesiones, reducir la inflamación y eliminar fístulas.

Para la enfermedad en estadio I de Hurley, el tratamiento incluye solución de clindamicina tópica al 1% dos veces por día, resorcinol crema al 15% una vez/día, gluconato de cinc por vía oral (90 mg una vez/día), corticosteroides intralesionales (p. ej., de 0,1 a 0,5 mL de una solución de acetónido de triamcinolona de 5 a 10 mg/mL, una vez/mes) y cursos cortos (p. ej., de 7 a 10 días) de antibióticos orales. Se utiliza tetraciclina (500 mg 2 veces por día), doxiciclina (100 a 200 mg 1 vez al día), minociclina (100 mg 1 vez al día) o eritromicina (250 a 500 mg 4 veces por día) hasta la resolución de las lesiones. Un régimen típico podría incluir un tratamiento tópico (p. ej., basado en la sensibilidad de la piel del paciente) y un antibiótico; sin embargo, todos los tratamientos se pueden usar en combinación o solos.

Para enfermedad en estadio II de Hurley, el tratamiento se realiza con un curso más largo (p. ej., de 2 a 3 meses) de los mismos antibióticos orales utilizados para tratar la enfermedad en estadio I; si la respuesta es incompleta, pueden añadirse clindamicina 300 mg por vía oral dos veces por día o rifampicina 600 mg por vía oral una vez/día. El agregado de la terapia antiandrogénica (p. ej., con estrógenos orales o anticonceptivos orales combinados, espironolactona, acetato de ciproterona [no disponible en los EE.UU.], finasteride, o combinaciones) puede ser útil en las mujeres. La incisión y el drenaje pueden reducir el dolor en un absceso, pero no son suficientes para controlar la enfermedad (a diferencia de lo que ocurre en los abscesos cutáneos comunes). Para las lesiones inflamatorias agudas que no son excesivamente profundas, se prefiere el desbridamiento en sacabocados (es decir, la escisión con un instrumento punzante de 5 a 7 mm seguido de desbridamiento digital y legrado o de lavado). Las fístulas se deben abrir. Los pacientes con lesiones más profundas deben ser evaluados por un cirujano plástico para considerar escisión e injerto.

Para la enfermedad en estadio III de Hurley, la terapia médica y quirúrgica debe ser más agresiva. La evidencia de la eficacia en la reducción de la inflamación es más fuerte para infliximab (5 mg/kg IV en la semana 0, 2 y 6). Una alternativa es adalimumab (80 mg sc, seguido por 40 mg cada dos semanas) o retinoides (isotretinoína 0,25 a 0,4 mg/kg dos veces por día durante 4 a 6 meses o acitretina 0,6 mg/kg una vez por día de 9 a 12 meses) que han sido eficaces en algunos pacientes. Si la enfermedad persiste, suele ser necesaria la escisión quirúrgica amplia y la reparación o injertos en las áreas afectadas. La terapia ablativa con láser (CO2 o erbio:YAG) es un tratamiento quirúrgico alternativo.

Las medidas complementarias recomendadas para todos los pacientes con hidradenitis supurativa incluyen mantener una buena higiene de la piel, minimizando el trauma, apoyo psicológico, y evitar dietas hiperglucémicas.

Conceptos clave

  • Las lesiones son generalmente estériles, excepto los abscesos profundos y las fístulas en la enfermedad crónica.

  • La hidradenitis supurativa puede ser incapacitante.

  • El tratamiento de la hidradenitis supurativa debe basarse en el sistema de estadificación Hurley.

Recursos en este artículo