Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tiroiditis de Hashimoto

(Tiroiditis autoinmunitaria, tiroiditis linfocítica crónica)

Por Jerome M. Hershman, MD, Distinguished Professor of Medicine Emeritus; Director of the Endocrine Clinic, UCLA School of Medicine;West Los Angeles VA Medical Center

Información:
para pacientes

La tiroiditis de Hashimoto es una inflamación crónica de la glándula tiroides con infiltrado linfocítico. Los hallazgos incluyen tiroideomegalia dolorosa y síntomas de hipotiroidismo. El diagnóstico se realiza a través de la demostración de títulos elevados de anticuerpos antiperoxidasa tiroidea. Los pacientes suelen requerir la reposición de por vida de l-tiroxina.

Se cree que la tiroiditis de Hashimoto es la causa más frecuente de hipotiroidismo primario en los Estados Unidos. Este cuadro es 2 veces más frecuente en las mujeres. Su incidencia aumenta con la edad y en los pacientes con enfermedades cromosómicas, como síndrome de Down, de Turner y de Klinefelter. El paciente suele informar antecedentes familiares de enfermedades tiroideas.

Al igual que la enfermedad de Graves, la tiroiditis de Hashimoto a menudo se asocia con otras enfermedades autoinmunitarias, como la enfermedad de Addison (insuficiencia suprarrenal), la diabetes mellitus tipo 1, el hipoparatiroidismo, el vitiligo, el encanecimiento prematuro del cabello, la anemia perniciosa, las trastornos del tejido conectivo (p. ej., artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, síndrome de Sjögren), enfermedad celíaca y el síndrome de Schmidt (enfermedad de Addison, diabetes e hipotiroidismo secundario a tiroiditis de Hashimoto). Puede observarse una mayor incidencia de tumores de tiroides, rara vez linfomas de tiroides. En la anatomía patológica se detecta un infiltrado extenso de linfocitos con folículos linfoides y cicatrices.

Signos y síntomas

Los pacientes presentan tiroideomegalia indolora o engrosamiento del cuello. El examen muestra un bocio no doloroso de consistencia lisa o regular, firme y más gomosa que la tiroides normal. Muchos pacientes presentan síntomas de hipotiroidismo, pero algunos revelan hipertiroidismo.

Diagnóstico

  • Tiroxina (T4)

  • Hormona tiroideoestimulante (TSH)

  • Autoanticuerpos tiroideos

El estudio consiste en la medición de T4, TSH, y de anticuerpos antitiroideos. En un período temprano de la enfermedad, las concentraciones de T4 y TSH son normales y se detectan niveles altos de anticuerpos antiperoxidasa tiroidea y, con menor frecuencia, de anticuerpos antitiroglobulina. La captación de yodo radiactivo puede estar aumentada, tal vez debido a un defecto en la organificación del yodo en una glándula que sigue atrapándolo. Más adelante, los pacientes desarrollan hipotiroidismo con descenso de la concentración de T4 y de la captación tiroidea de yodo radiactivo y aumento de la concentración de TSH. Sólo se justifica la búsqueda de otras enfermedades autoinmunitarias en presencia de manifestaciones clínicas.

Tratamiento

A veces el hipotiroidismo es transitorio, pero la mayoría de los pacientes requieren reposición de las hormonas tiroideas de por vida, típicamente con 75 a 150 mcg de l-tiroxina por vía oral una vez al día.

Conceptos clave

  • La tiroiditis de Hashimoto es una inflamación autoinmune de la glándula tiroides.

  • Los pacientes a veces tienen otros trastornos autoinmunes.

  • Los niveles de T4 y TSH inicialmente son normales, pero más tarde, la T4 disminuye y aumenta la TSH, y los pacientes se vuelven clínicamente hipotiroideos.

  • Habitualmente es necesario la reposición de la hormona tiroidea de por vida.