Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Gastritis atrófica metaplásica autoinmunitaria

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La gastritis atrófica metaplásica autoinmunitaria es una enfermedad autoinmunitaria hereditaria que afecta las células parietales, lo que provoca hipoclorhidria y menor producción de factor intrínseco. Las consecuencias son gastritis atrófica, malabsorción de B12 y, con frecuencia, anemia perniciosa. Triplica el riesgo de adenocarcinoma gástrico. El diagnóstico se realiza por endoscopia. El tratamiento consiste en vitamina B12 por vía parenteral.

Los pacientes con gastritis atrófica metaplásica autoinmunitaria tienen anticuerpos contra las células parietales y sus componentes (que incluyen el factor intrínseco y la bomba de protones H+,K+‑ATPasa). El trastorno se hereda como un rasgo autosómico dominante. Algunos pacientes también presentan tiroiditis de Hashimoto, y el 50% tiene anticuerpos antitiroideos, mientras que se observan anticuerpos contra las células parietales en el 30% de los pacientes con tiroiditis.

La ausencia de factor intrínseco induce una deficiencia de vitamina B12, que puede causar una anemia megaloblástica (anemia perniciosa, ver Anemias macrocíticas megaloblásticas) o síntomas neurológicos (degeneración combinada subaguda, ver Signos y síntomas).

La hipoclorhidria induce hiperplasia de células G y aumento de las concentraciones séricas de gastrina (a menudo, > 1.000 pg/mL). Los elevados niveles de gastrina causan hiperplasia de las células de tipo enterocromafín que, en ocasiones, se transforman en un tumor carcinoide.

En algunos pacientes, la gastritis atrófica metaplásica autoinmunitaria puede asociarse con una infección crónica por Helicobacter pylori, aunque la relación no es clara. La gastrectomía y la supresión crónica de la secreción ácida con inhibidores de la bomba de protones causan deficiencias similares de la secreción de factor intrínseco.

Las zonas de gastritis atrófica del cuerpo y el fundus pueden presentar metaplasia. Los pacientes con gastritis atrófica metaplásica autoinmunitaria tienen un riesgo relativo 3 veces más alto de presentar un adenocarcinoma gástrico.

El diagnóstico se realiza por biopsia endoscópica. Deben determinarse los niveles séricos de B12. Se pueden detectar los anticuerpos contra células parietales, pero no se los dosa por rutina. El tema de la vigilancia endoscópica para detección sistemática de cáncer no está resuelto; no son necesarios exámenes de seguimiento, a menos que haya alteraciones histológicas (p. ej., displasia) en la biopsia inicial o que aparezcan síntomas. No se requiere ningún tratamiento, excepto el reemplazo parenteral de vitamina B12.