Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Diarrea del viajero

(Turista)

Por Thomas G. Boyce, MD, MPH, Associate Professor of Pediatrics and Consultant in Pediatric Infectious Diseases and Immunology, Mayo Clinic College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La diarrea del viajero es una gastroenteritis que suele ser causada por bacterias endémicas del agua local. Los síntomas son vómitos y diarrea. El diagnóstico es principalmente clínico. El tratamiento consiste en ciprofloxacina o azitromicina, loperamida y líquidos de reemplazo.

(Véase también información sanitaria del Center for Disease Control and Prevention for travelers’ diarrhea [sobre diarrea del viajero]).

Etiología

La diarrea del viajero puede ser causada por cualquiera de varias bacterias, virus o, con menor frecuencia, parásitos. Sin embargo, la más frecuente es la Escherichia coli enterotoxigénica. La E. coli es común en los depósitos de agua de regiones que carecen de potabilización adecuada. La infección es frecuente en personas que viajan a países en desarrollo. La infección por norovirus ha sido un problema particular en algunos cruceros.

Tanto los alimentos como el agua pueden ser la fuente de infección. Los viajeros que evitan beber agua local pueden infectarse de todos modos al cepillarse los dientes con un cepillo mal enjuagado, tomar bebidas embotelladas con hielo hecho con agua local o consumir alimentos manipulados de manera inapropiada o lavados con agua local. Las personas que toman fármacos que reducen el ácido gástrico (antiácidos, bloqueantes H2 e inhibidores de la bomba de protones) están expuestos a enfermedad más grave.

Signos y síntomas

De 12 a 72 horas después de ingerir agua o alimentos contaminados, aparecen náuseas, vómitos, ruidos hidroaéreos hiperactivos (borborigmos), cólicos abdominales y diarrea. La gravedad es variable. Algunas personas presentan fiebre y mialgias. La mayoría de los casos son autolimitados, aunque puede haber deshidratación, sobre todo en climas cálidos.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

Por lo general, no son necesarias medidas diagnósticas específicas. Sin embargo, la fiebre, el dolor abdominal intenso y la diarrea sanguinolenta sugieren enfermedad más grave y deben instar a una evaluación inmediata.

Tratamiento

  • Reposición de líquidos

  • En ocasiones, fármacos antimotilidad

  • Antibióticos (p. ej., ciprofloxacina, azitromicina) en caso de diarrea moderada a grave.

El pilar del tratamiento es la reposición de líquidos y un fármaco antimotilidad, como loperamida 4 mg por vía oral inicialmente, seguidos de 2 mg por vía oral por cada episodio ulterior de diarrea (máximo de 6 dosis/día o 16 mg/día) o difenoxilato, 2,5-5 mg por vía oral 3 o 4 veces al día en comprimidos o forma líquida. En los niños, se usa loperamida. La dosis para niños de 13 a 20 kg es de 1 mg VO tres veces al día; para niños de 20 a 30 kg, 2 mg VO dos veces al día; y para niños > 30 kg, hasta los 12 años, 2 mg VO tres veces al día. Los adultos y niños ≥ 12 años pueden recibir 4 mg VO después de la primera deposición desligada y, luego, 2 mg después de cada deposición desligada ulterior, sin superar 16 mg en un período de 24 h. Los fármacos antimotilidad están contraindicados en pacientes con fiebre o deposiciones sanguinolentas y en niños < 2 años. No debe indicarse yodoclorhidroxiquina, que se comercializa en algunos países en desarrollo, porque puede provocar daño neurológico.

Por lo general, no se requieren antibióticos en caso de diarrea leve. En pacientes con diarrea de moderada a grave ( 3 deposiciones desligadas en 8 h), se administran antibióticos, en especial si hay vómitos, cólicos abdominales, fiebre o deposiciones sanguinolentas. En los adultos, se recomienda ciprofloxacina, 500 mg por vía oral 2 veces al día durante 3 días, o levofloxacina, 500 mg por vía oral una vez al día durante 3 días. También puede usarse azitromicina, 250 mg por vía oral una vez al día durante 3 días, o rifaximina, 200 mg por vía oral 3 veces al día durante 3 días. En los niños, se prefiere azitromicina, 5-10 mg/kg por vía oral una vez al día durante 3 días.

Prevención

Por su seguridad, los viajeros deben comer en restaurantes bien establecidos y evitar alimentos y bebidas comprados a vendedores ambulantes. Deben consumir sólo alimentos cocinados que aún estén calientes, frutas que se puedan pelar y bebidas carbonatadas sin hielo servidas en botellas selladas (las botellas de bebidas no carbonatadas pueden contener agua corriente agregada por vendedores inescrupulosos); deben evitarse las verduras crudas (incluida en particular salsa que queda en la mesa). Los bufés y los restaurantes de comida rápida son un riesgo mayor.

La profilaxis antibiótica es eficaz para prevenir la diarrea, pero debido a las preocupaciones sobre efectos adversos y desarrollo de resistencia, es probable que deba reservarse para pacientes inmunosuprimidos.