Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Estudios relacionados con ácido y reflujo

Por Walter W. Chan, MD, MPH, Instructor in Medicine;Director, Center for Gastrointestinal Motility, Division of Gastroenterology, Hepatology, and Endoscopy, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los estudios relacionados con ácido y reflujo sirven, principalmente, para diagnosticar reflujo ácido hacia el esófago. Otras estudios solicitados con menor frecuencia son el análisis gástrico y las pruebas para evaluar reflujo biliar. Las complicaciones de estos procedimientos son muy raras. Los pacientes no reciben nada por boca después de la medianoche, pero pueden alimentarse como de costumbre una vez colocado el dispositivo de monitorización.

ph-metría ambulatoria

En la actualidad, la pH-metría esofágica de 24 horas ambulatoria, con estudio de impedancia intraluminal o sin este, es el procedimiento más frecuente para cuantificar el reflujo gastroesofágico. Las principales indicaciones son las siguientes:

  • Documentar exceso de ácido o reflujo no ácido

  • Correlacionar los síntomas con los episodios de reflujo

  • Identificar candidatos para la cirugía antirreflujo

  • Evaluar la eficacia de los tratamientos médicos o quirúrgicos

Los estudios se pueden realizar con un catéter transnasal de monitorización continua de reflujo o con un dispositivo inalámbrico de monitorización de pH, que se fija por vía endoscópica al segmento distal del esófago.

Monitorización con catéter

Se coloca un tubo delgado que contiene una sonda de pH 5 cm por encima del esfínter esofágico inferior. El paciente registra síntomas, comidas y sueño durante 24 horas. La exposición a ácido del esófago se define por el porcentaje del tiempo de registro total en el que el pH es < 4,0. Se considera anormal un valor > 4,3% si el paciente no está medicado con un inhibidor de la bomba de protones, y un valor > 1,3% es anormal si el paciente ha estado tomando un inhibidor de la bomba de protones durante la prueba. Los sensores adicionales a lo largo de las regiones más proximales de la sonda de pH permiten la identificación de episodios de reflujo proximal.

Los dispositivos de ph-metría más modernos también permiten realizar estudios de impedancia intraluminal multicanal, que identifican reflujo débilmente ácido (pH entre 4 y 7) y reflujo no ácido (pH > 7), que no serían detectados mediante la pH-metría convencional.

La correlación entre los síntomas referidos por los pacientes y los eventos de reflujo puede evaluarse mediante el índice de síntomas (SI, por la sigla en inglés) o la probabilidad de asociación con los síntomas (SAP, por la sigla en inglés). Un valor significativo del SI o la SAP sugiere que la correlación entre los síntomas y los eventos de reflujo no se debe al azar. El reflujo excesivo y la correlación significativa entre síntomas y reflujo son factores predictivos positivos de un resultado favorable de la cirugía antirreflujo.

Monitorización inalámbrica

La ph-metría esofágica ambulatoria también se puede practicar con una cápsula sensora de pH inalámbrica, que se fija en el segmento distal del esófago. El dispositivo se coloca endoscópicamente 5 cm por encima del esfínter esofágico inferior y monitoriza de manera continua la exposición a ácido del esófago (definida como pH < 4,0) durante 48 hs. Al igual que en el estudio con sonda, los pacientes registran los síntomas, las comidas y el sueño mientras dura la prueba, y se identifica la exposición a ácido excesiva y la correlación síntomas-reflujo (SI o SAP). Sin embargo, como la cápsula es un sensor puro de pH, sólo se detecta el reflujo ácido. Por lo general, la cápsula se desprende dentro de la semana de colocada y se elimina espontáneamente por materia fecal. Dado que la cápsula transmite datos de manera inalámbrica mientras está adherida, no es preciso recuperarla.

Análisis gástrico

En la práctica actual, rara vez se realiza el análisis de ácido gástrico. Cuando se practica, se utilizan muestras de contenido gástrico obtenidas a través de una SNG para medir la secreción de ácido gástrico en estado basal y estimulada. Esta información puede ser útil en un paciente que presenta una úlcera recurrente después de una vagotomía quirúrgica por enfermedad ulcerosa péptica. En este caso, una respuesta ácida positiva a la estimulación (alimentación simulada) indica una vagotomía incompleta. La prueba también se usa para evaluar a un paciente con niveles séricos elevados de gastrina. La hiperclorhidria en presencia de un aumento de la gastrina suele indicar un síndrome de Zollinger-Ellison. La hipoclorhidria en presencia de aumento de gastrina indica una alteración de la secreción ácida, como se observa en la anemia perniciosa, la gastritis atrófica y la enfermedad de Ménétrier, y tras la inhibición de la secreción de ácido gástrico con fármacos antisecretores potentes.

Para realizar el análisis gástrico, se coloca una SNG y se aspira y descarta el contenido gástrico. Después, se recoge jugo gástrico durante 1 h, dividido en 4 muestras de 15 minutos. Estas muestras representan la secreción ácida basal.