Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Esofagitis eosinófila

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La esofagitis eosinófila es una inflamación localizada del esófago con predominio de eosinófilos; probablemente, es causada por alergia a los alimentos y puede provocar síntomas de tipo reflujo, disfagia, y, en pacientes de edad avanzada, impactación alimentaria.

(Véase también el Evidenced Based Approach to the Diagnosis and Management of Esophageal Eosinophilia and Eosinophilic Esophagitis (EoE)[Enfoque basado en la evidencia para el diagnóstico y el tratamiento de la eosinofilia esofágica y la esofagitis eosinófila–EEo] del American College of Gastroenterology).

La esofagitis eosinófila es una enfermedad cada vez más reconocida que puede comenzar en cualquier momento entre la lactancia y la juventud; en ocasiones, se manifiesta en adultos mayores. Es más frecuente en los varones.

La causa probable es la respuesta inmunitaria a los antígenos dietéticos en pacientes con susceptibilidad genética. La inflamación esofágica causa síntomas de irritación y, finalmente, puede inducir estrechamiento y estenosis del esófago.

Síntomas

Los lactantes y los niños pueden presentar rechazo del alimento, vómitos y/o dolor torácico.

En los adultos, la impactación de alimentos en el esófago es, a veces, la primera manifestación.

Asimismo, los pacientes suelen tener manifestaciones de otros trastornos atópicos (p. ej., asma, eccema, rinitis alérgica).

Diagnóstico

  • Endoscopia con biopsia

  • A veces, estudio de deglución con bario

  • A menudo, pruebas de alergia

Con frecuencia, el diagnóstico se considera por primera vez cuando los síntomas de reflujo no responden al tratamiento de supresión de ácido. También se debe considerar en los adultos que se presentan con impactación de alimentos en el esófago o con dolor torácico no cardiaco.

El diagnóstico exige endoscopia con biopsia que muestre el infiltrado eosinófilo. Aunque la endoscopia puede revelar anomalías visibles (p. ej., surcos, estenosis, anillos), el aspecto a menudo es normal, por lo que las biopsias son esenciales. Como el reflujo gastroesofágico (RGE) también puede causar infiltrados de eosinófilos, es probable que los pacientes que tienen principalmente síntomas de reflujo deban ser sometidos a endoscopia solo después del fracaso de una prueba de 2 meses con un inhibidor de la bomba de protones.

El estudio de deglución con bario mostrará un esófago felino o estriado.

Se suelen investigar alergias alimentarias para identificar posibles desencadenantes (ver Alergia a los alimentos : Diagnóstico); las alternativas son pruebas cutáneas, pruebas de radioalergoadsorción (RAST) o prueba mediante una dieta de eliminación.

Tratamiento

  • Corticoides tópicos

  • Cambios dietéticos

  • A veces, dilatación esofágica

En los adultos, los corticosteroides tópicos se suelen indicar si hay una estenosis dominante. Los pacientes pueden usar un inhalador de múltiples dosis de fluticasona (220 mcg) o budesonida (180 mcg) 30 min antes del desayuno y 30 minutos antes de la cena; se aplican un puff en la boca sin inhalar y luego lo tragan. La budesonida (0,5 mg/2 mL mezclada con un sustituto del azúcar, que se toma 30 min antes del desayuno y 30 min antes de la cena) también se puede mezclar en una suspensión y se ingiere. Se administran durante 8 semanas.

También se prueban modificaciones dietéticas, que suelen ser más eficaces en los niños que en los adultos; se eliminan de la dieta los alérgenos alimentarios identificados mediante pruebas o los pacientes pueden seguir una dieta de eliminación especificada previamente (ver Alimentos permitidos en las dietas de eliminación*).

Los pacientes que tienen estenosis significativas puede necesitar dilatación esofágica cuidadosa con un balón o un dilatador esofágico; se practican múltiples dilataciones progresivas, cuidadosas para ayudar a prevenir desgarros o perforación del esófago.