Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

ESPASMO ESOFÁGICO DIFUSO SINTOMÁTICO

(Seudodiverticulosis espástica, esófago en cuentas de rosario o en sacacorchos)

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

El espasmo esofágico difuso forma parte de un espectro de trastonos de motilidad caracterizados de manera diversa por contracciones no propulsivas, contracciones hiperdinámicas o aumento de la presión del esfinter esofágico inferior. Los síntomas son dolor torácico y, en ocasiones, disfagia. El diagnóstico se efectúa mediante un estudio de deglución con bario o una manometría. El tratamiento es difícil, pero incluye nitratos, antagonistas del Ca, inyección de toxina botulínica y tratamiento antirreflujo.

Las alteraciones de la motilidad esofágica muestran escasa correlación con los síntomas del paciente, alteraciones similares pueden causar síntomas diferentes o ser asintomáticas en distintas personas. Además, ni los síntomas ni las contracciones anormales se asocian definitivamente con anormalidades histopatológicas del esófago.

Signos y síntomas

Por lo general, el espasmo esofágico difuso causa dolor retroesternal con disfagia para líquidos y sólidos. El dolor puede despertar al paciente. Los líquidos muy calientes o muy fríos pueden exacerbar el dolor. A lo largo de muchos años, este trastorno puede evolucionar a acalasia (ver Acalasia).

Los espasmos esofágicos pueden causar dolor intenso sin disfagia. A menudo, este dolor se describe como una sensación opresiva retroesternal y puede aparecer en asociación con ejercicio. Puede ser indistinguible de la angina de pecho.

Algunos pacientes tienen síntomas que combinan los de acalasia y espasmo difuso. Una de estas combinaciones se ha denominado acalasia vigorosa, porque se caracteriza por la retención de alimentos y la aspiración de la acalasia, y el dolor y espasmo intensos del espasmo difuso.

Diagnóstico

  • Trago de bario (radiografía de esófago, estómago y duodeno con contraste de bario)

  • Manometría esofágica

  • Posiblemente, estudios complementarios para buscar una isquemia coronaria

Los diagnósticos alternativos son isquemia coronaria, que quizá deba ser descartada mediante estudios adecuados (p. ej., ECG, marcadores cardíacos, ergometría–ver Síndromes coronarios agudos (SAC) : Diagnóstico). Es difícil confirmar de manera definitiva el origen esofágico de los síntomas. El estudio de deglución con bario puede mostrar escasa progresión de un bolo y contracciones simultáneas y desordenadas, o contracciones terciarias. Los espasmos intensos pueden simular el aspecto radiográfico de divertículos, pero pueden variar de tamaño y posición. La manometría esofágica (ver Manometría) aporta la descripción más específica de los espasmos. Por lo general, las contracciones son simultáneas, prolongadas o multifásicas, y posiblemente de muy alta amplitud (esógago “en cascanueces”). Sin embargo, puede no haber espasmos durante las pruebas. En el 30% de los casos, se detecta aumento de presión o alteración de la relajación del esfínter esofágico inferior (EEI). La gammagrafía esofágica y las pruebas de provocación con fármacos (p. ej., cloruro de edrofonio, 10 mg IV) no probaron ser útiles.

Tratamiento

  • Bloqueantes de los canales del calcio

  • Inyección de toxina botulínica

Los espasmos esofágicos suelen ser difíciles de tratar, y no hay estudios controlados de los métodos de tratamiento. Los anticolinérgicos, la nitroglicerina y los nitratos de acción prolongada han tenido éxito limitado. Los antagonistas del Ca administrados por vía oral (p. ej., verapamilo, 80 mg 3 veces al día; nifedipina, 10 mg 3 veces al día) pueden resultar de utilidad, así como la inyección de toxina botulínica tipo A en el EEI.

Por lo general, el tratamiento médico es suficiente, pero en casos resistentes a éste, puede intentarse dilatación neumática y con bujías o, incluso, miotomía quirúrgica a lo largo de todo el esófago.