Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Rotura esofágica

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La ruptura esofágica puede ser yatrógena, durante procedimientos endoscópicos u otra instrumentación, o espontánea (síndrome de Boerhaave). Los pacientes están gravemente afectados, con síntomas de mediastinitis. El diagnóstico se realiza por esofagografía con agente de contraste hidrosoluble. Se requieren drenaje y reparación quirúrgica inmediatos.

Los procedimientos endoscópicos son la causa principal de rotura esofágica, pero también puede ser espontánea, relacionada por lo general con vómitos, arcadas o deglución de un bolo alimenticio grande. La localización más frecuente de la rotura es el segmento distal del esófago del lado izquierdo. El ácido y otros contenidos gástricos causan una mediastinitis fulminante y shock. Es común el neumomediastino.

Signos y síntomas

Los síntomas son dolor torácico y abdominal, vómitos, hematemesis y shock. Se palpa enfisema subcutáneo en alrededor del 30% de los casos. Puede haber crujido mediastínico (signo de Hamman), un sonido crepitante sincrónico con el latido cardíaco.

Diagnóstico

  • Radiografías de tórax y abdomen

  • Esofagografía

Las radiografías de tórax y abdomen que muestran aire mediastínico, derrame pleural o ensanchamiento del mediastino sugieren el diagnóstico. Éste se confirma mediante esofagografía con un agente de contraste hidrosoluble, que evita la posible irritación mediastínica por bario. La TC de tórax detecta aire y líquido en mediastino, pero no localiza bien la perforación. Una perforación pequeña puede pasar inadvertida en la endoscopia.

Tratamiento

  • Reparación quirúrgica

Mientras se aguarda la reparación quirúrgica, los pacientes deben recibir antibióticos de amplio espectro (p. ej., gentamicina más metronidazol o piperacilina/tazobactam) y reposición de líquidos según sea necesario por el shock. Aun con tratamiento, la mortalidad es alta.