Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cáncer anorrectal

Por Elliot M. Livstone, MD, FACP, FACG, AGAF, Emeritus Staff Physician, Sarasota Memorial Healthcare System

Información:
para pacientes

Hay alrededor de 7.000 casos anuales de cáncer anorrectal y > 900 muertes.

El cáncer anorrectal más común es el adenocarcinoma. El carcinoma epidermoide (de células escamosas no queratinizantes o basaloide) del anorrecto representa del 3 al 5% de los cánceres del intestino grueso distal. El carcinoma basocelular, la enfermedad de Bowen (carcinoma intradérmico), la enfermedad de Paget extramamaria, el carcinoma cloacogénico y el melanoma maligno son menos frecuentes. Otros tumores son el linfoma y los diversos sarcomas. Las metástasis siguen los linfáticos del recto hacia los ganglios linfáticos inguinales.

Los factores de riesgo son la infección por papilomavirus humano (HPV), las fístulas crónicas, la irradiación de la piel anal, la leucoplasia, el linfogranuloma venéreo y el condiloma acuminado. Las personas que practican coito anal pasivo tienen mayor riesgo. Los pacientes con infección por HPV pueden presentar displasia de epitelio anal ligeramente anormal o de aspecto normal (neoplasia intraepitelial anal, que se clasifica histológicamente en grado I, II o III). Estas alteraciones son más comunes en pacientes infectados por HIV. Los grados más altos pueden progresar a carcinoma invasor. No se ha esclarecido si el reconocimiento y la erradicación tempranos mejoran el pronóstico a largo plazo; por consiguiente, no hay recomendaciones claras para la deteccción sistemática.

El síntoma más frecuente es el sangrado con la defecación. Algunos pacientes refieren dolor, tenesmo o sensación de evacuación incompleta. Se puede palpar una masa en el tacto rectal.

Siempre que se produce rectorragia, aun en pacientes con hemorroides evidentes o diagnóstico de enfermedad diverticular, se debe descartar cáncer coexistente. Por lo general, se realiza colonoscopia, pero se podría requerir biopsia de piel por un dermatólogo o cirujano para las lesiones cercanas a la unión escamocilíndrica (línea Z). Es aconsejable la estadificación por TC, RM o PET.

A menudo, la resección local amplia es un tratamiento satisfactorio de los carcinomas perianales. La quimioterapia y la radioterapia combinadas determinan una alta tasa de curación cuando se las usa en tumores anales epidermoides y cloacogénicos. Está indicada la resección abdominoperineal cuando la radioterapia y la quimioterapia no inducen la regresión completa del tumor y no hay ninguna metástasis fuera del campo de radiación.