Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cefalea pospunción lumbar y otras cefaleas hipotensivas

Por Stephen D. Silberstein, MD, Director, Jefferson Headache Center;Professor of Neurology, Thomas Jefferson University Hospital;Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

Las cefaleas hipotensivas son el resultado de una reducción del volumen de LCR y la presión por una punción lumbar o una pérdida espontánea o traumática del LCR.

La extracción de LCR mediante una punción lumbar (PL) reduce el volumen y la presión del LCR, como sucede con las pérdidas espontáneas o traumáticas.

La cefalea después de la PL es frecuente, y habitualmente ocurre horas a 1 día o 2 después, y puede ser grave. Los pacientes más jóvenes que tienen una masa corporal pequeña corren un riesgo máximo. El uso de agujas pequeñas sin filo reduce el riesgo. La cantidad de LCR retirado y el tiempo que se permanece acostado después de la PL no afectan la incidencia.

Las pérdidas espontáneas de LCR pueden ocurrir cuando se rompe un divertículo o quiste aracnoideo de la raíz nerviosa a lo largo del conducto raquídeo. La tos o los estornudos pueden producir la rotura. El LCR puede escaparse después de algunos traumatismos de cráneo o faciales (p. ej., fracturas de la base del cráneo).

La cefalea aparece cuando la elevación de la cabeza al sentarse o ponerse de pie estira las meninges basales sensibles al dolor. Las cefaleas son intensas, posturales y a menudo se acompañan por dolor cervical, meningismo y vómitos. La única forma de aliviarla consiste en acostarse completamente plano.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

La cefalea pospunción lumbar resulta evidente desde el punto de vista clínico y pocas veces es preciso recurrir a otros análisis; otras cefaleas hipotensivas pueden necesitar técnicas de imágenes. La RM con gadolinio muchas veces muestra un refuerzo difuso de las paquimeninges y, en los casos graves, un hundimiento del cerebro en sentido descendente. La presión del LCR normalmente es baja o resulta imposible de obtener si los pacientes han estado de pie durante un tiempo, sea el que fuera.

Tratamiento

  • Hidratación y cafeína

  • Por lo general un parche epidural de sangre

El tratamiento de primera línea consiste en la posición de decúbito, la hidración, el uso de una faja abdominal elástica, la cafeína y los analgésicos a demanda. Sin embargo, cuando la cefalea pospunción lumbar persiste después de un día de este tratamiento, suele responder al empleo de un parche epidural de sangre (inyección de algunos mililitros de sangre venosa coagulada del paciente en el espacio epidural lumbar). Un parche de sangre también puede ser eficaz para las pérdidas espontáneas o traumáticas de LCR, que pocas veces exige un cierre quirúrgico.