Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Parálisis de la mirada conjugada

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Información:
para pacientes

Una parálisis de la mirada conjugada es la incapacidad para mover ambos ojos en una única dirección horizontal (principalmente) o vertical.

Las parálisis de la mirada afectan principalmente la mirada horizontal; algunas afectan la mirada hacia arriba y pocas, la mirada hacia abajo.

Parálisis de la mirada horizontal

La mirada conjugada horizontal está controlada por las aferencias nerviosas provenientes de los hemisferios cerebrales, el cerebelo, los núcleos vestibulares y el cuello. Las aferencias nerviosas desde estos sitios convergen en el centro de la mirada horizontal (formación reticular pontina paramediana) y son integrados en un comando final hacia el núcleo del VI par adyacente, que controla el recto lateral del mismo lado y, a través del fascículo longitudinal medial (FLM), hacia el III nervio craneano contralateral y el recto medial que controla. Las señales inhibidores de los músculos oculares opuestos ocurren simultáneamente.

La afectación más frecuente y devastadora de la mirada horizontal es el resultado de las lesiones pontinas que afectan el centro de la mirada horizontal y el núcleo del VI par craneano. Los accidentes cerebrovasculares son una causa frecuente y conducen a la pérdida de la mirada horizontal homolateral a la lesión. En las parálisis debidas a un accidente cerebrovascular, es posible que los ojos no se muevan en respuesta a cualquier estímulo (p. ej., voluntario o vestibular). Las parálisis más leves pueden provocar sólo nistagmo o incapacidad para mantener la fijación.

Otra causa frecuente es una lesión en el hemisferio cerebral contralateral rostral al giro frontal. Por lo general, estas lesiones son producidas por un accidente cerebrovascular. La parálisis resultante suele ceder con el tiempo. La parálisis conjugada horizontal mediada por los reflejos del tronco encefálico (p. ej., en respuesta a la estimulación calórica con agua fría) está conservada.

Parálisis de la mirada vertical

La mirada vertical hacia arriba y hacia abajo depende de las aferencias desde las vías de fibras que ascienden desde el sistema vestibular a través del FLM a ambos lados hacia los núcleos de los nervios craneales III y IV, el núcleo intersticial de Cajal y el núcleo intersticial rostral del FLM. Un sistema separado desciende, presumiblemente de los hemisferios cerebrales, a través del pretecto del mesencéfalo hasta los núcleos de los nervios craneanos III y IV. El núcleo intersticial rostral de FLM integra las aferencias nerviosas en un comando final para la mirada vertical.

La mirada vertical se vuelve más limitada con el envejecimiento.

Habitualmente, las parálisis de la mirada vertical son el resultado de lesiones mesencefálicas, por lo general infartos y tumores. En las parálisis de la mirada vertical hacia arriba, las pupilas pueden estar dilatadas y aparece nistagmo vertical durante la mirada hacia arriba.

El síndrome de Parinaud (síndrome mesencefálico dorsal), una parálisis de la mirada vertical hacia arriba conjugada, puede ser el resultado de un tumor pineal o, con menor frecuencia, un tumor o un infarto del pretecto mesencefálico. Este síndrome se caracteriza por un deterioro de la mirada hacia arriba, la retracción palpebral (signo de Collier), preferencia de la mirada hacia abajo (signo del sol naciente), nistagmo de convergencia-retracción y pupilas dilatadas (alrededor de 6 mm) que responden poco a la luz pero mejoran la acomodación (disociación fotomotora acomodación).

Parálisis de la mirada hacia abajo

El deterioro de la mirada hacia abajo con preservación de la mirada hacia arriba habitualmente indica una parálisis supranuclear progresiva (ver Parálisis supranuclear progresiva); otras causas son raras.