Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Vitamina C

Por Larry E. Johnson, MD, PhD, Associate Professor of Geriatrics and Family and Preventive Medicine;Attending Physician, University of Arkansas for Medical Sciences;Central Arkansas Veterans Healthcare System

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La vitamina C (ácido ascórbico) participa en la formación del colágeno, la carnitina, hormonas y aminoácidos. Es fundamental para la cicatrización de las heridas y facilita la recuperación luego de una quemadura. La vitamina C también es antioxidante, mejora la función inmunitaria y facilita la absorción de hierro.

deficiencia de vitamina C

En los países industrializados, la deficiencia de vitamina C puede ocurrir como parte de un cuadro generalizado de subnutrición, pero la deficiencia grave (que causa escorbuto) es rara. Los síntomas incluyen fatiga, depresión y alteraciones del tejido conectivo (p. ej., gingivitis, petequias, exantema, sangrado interno y alteración en la cicatrización de heridas). En los lactantes y los niños, puede estar afectado el crecimiento óseo. El diagnóstico suele ser clínico .

La deficiencia grave causa escorbuto, un trastorno caracterizado por manifestaciones hemorrágicas y alteraciones de la síntesis de osteoide y dentina.

Etiología

En los adultos, la deficiencia primaria suele deberse a

  • Dieta inadecuada

La necesidad de vitamina C aumenta en las enfermedades febriles, los trastornos inflamatorios (sobre todo, los que cursan con diarrea), la aclorhidria, el tabaquismo, el hipertiroidismo, la deficiencia de hierro, el estrés por frío o por calor, las quemaduras y la deficiencia de proteínas. El calor (p. ej., esterilización de fórmulas lácteas, cocción) puede destruir parte de la vitamina C de los alimentos.

Fisiopatología

La formación de sustancias que actúan como cemento intercelular en los tejidos conjuntivos, el hueso y la dentina es deficiente, lo que causa debilitamiento capilar con las consiguientes hemorragias y defectos en el hueso y estructuras relacionadas.

Se ve afectada la formación de tejido óseo, algo que, en los niños, provoca lesiones óseas y escaso crecimiento de los huesos. Se forma tejido fibroso entre la diáfisis y la epífisis, y las uniones osteocondrales aumentan de tamaño. Fragmentos densamente calcificados se incrustan en el tejido fibrosos. Tanto en niños como en adultos, pueden producirse hemorragias subperiósticas, en ocasiones producidas por pequeñas fracturas .

Signos y síntomas

En los adultos, los síntomas se desarrollan semanas después de la depleción de vitamina C. Antes, pueden aparecer laxitud, debilidad, irritabilidad, adelgazamiento, mialgias y artralgias generalizadas.

En estadios posteriores, pueden desarrollarse defectos en el tejido conectivo. Es posible la aparición de hiperqueratosis folicular, cabello rizado y hemorragias perifoliculares. Las encías pueden presentarse tumefactas, moradas, esponjosas y friables, y sangran con facilidad en las deficiencias graves. Con el tiempo, los dientes se movilizan y sufren avulsión. Puede haber infecciones secundarias. Las heridas cicatrizan mal y se abren con facilidad, pueden producirse hemorragias espontáneas, sobre todo en forma de equimosis en la piel de los miembros inferiores o hemorragias en la conjuntiva bulbar.

Otros signos y síntomas incluyen neuropatía femoral por hemorragia de las vainas femorales (que puede confundirse con trombosis venosas profundas), edema de los miembros inferiores y hemorragias y derrames dolorosos en las articulaciones.

Diagnóstico

  • Suele ser clínico (sobre la base de hallazgos cutáneos o gingivales y los factores de riesgo)

El diagnóstico suele ser clínico en un paciente con signos cutáneos o gingivales y con riesgo de deficiencia de vitamina C. Puede realizarse una confirmación con pruebas de laboratorio. Se solicita un hemograma completo, se suele detectar anemia. Los tiempos de sangrado, coagulación y protrombina son normales.

Las radiografías óseas pueden ayudar a diagnosticar el escorbuto infantil (pero no el del adulto). Las alteraciones son más evidentes en los extremos de los huesos largos, sobre todo en las rodillas. Los cambios iniciales son similares a una atrofia. La pérdida del trabeculado produce un aspecto en vidrio esmerilado. La médula se vuelve más delgada. En la metáfisis, puede observarse una línea cartilaginosa irregular calcificada (líneas blancas de Fraenkel). Puede ser visible una zona de rarefacción o una fractura lineal proximal y paralela a la línea blanca sólo como una alteración triangular en el margen lateral del hueso, pero es específica. La epífisis puede estar comprimida. Las hemorragias subperiósticas en fase de curación pueden elevar y calcificar el periostio.

En ocasiones, se realiza un diagnóstico con pruebas de laboratorio en centros académicos, que requieren determinar el nivel sérico de ácido ascórbico. Niveles < 0,6 mg/dL (< 34 µmol/L) son considerados límite; niveles < 0,2 mg/dL (< 11 µmol/L) indican deficiencia de vitamina C. La medición de los niveles de ácido ascórbico en la capa leucocitaria de la sangre centrifugada no es una prueba generalizada o estandarizada.

En los adultos, debe diferenciarse el escorbuto de la artritis, los trastornos hemorrágicos, la gingivitis y la desnutrición calórico-proteica. La presencia de folículos pilosos hiperqueratósicos rodeados por congestión o hemorragia es casi patognomónica. Las encías sangrantes, las hemorragias conjuntivales, la mayoría de las petequias, y las equimosis son inespecíficas.

Tratamiento

  • Dieta nutritiva con suplemento de ácido ascórbico

Para el escorbuto en adultos, se administran 100 a 500 mg de ácido ascórbico por vía oral tres veces por día durante 1 a 2 semanas, hasta que desaparezcan los signos, seguidos por una dieta nutritiva que aporte 1 a 2 veces los RDA.

En el escorbuto, las dosis terapéuticas de ácido ascórbico reponen las funciones de la vitamina C en pocos días. Los signos y síntomas suelen desaparecer después de 1 a 2 semanas. La gastritis crónica con hemorragias subcutáneas generalizadas persisten durante más tiempo.

Prevención

La administración de 75 mg de vitamina C por vía oral una vez por día en las mujeres y de 90 mg por vía oral en los hombres previene la deficiencia. Los fumadores deben consumir 35 mg/día más. Cinco porciones de la mayoría de las frutas y verduras (recomendadas por día) aportan > 200 mg de vitamina C.

Conceptos clave

  • Los requerimientos de vitamina C aumenta en la inflamación hepática, la diarrea, el tabaquismo, el hipertiroidismo, la deficiencia de hierro, el estrés por frío o por calor, las cirugías, las quemaduras y la deficiencia de proteínas.

  • Después de semanas o meses, la deficiencia provoca síntomas inespecíficos (p. ej., debilidad, lasitud, irritabilidad, artralgias, mialgias); más tarde, el tejido conectivo se ve afectado, esto causa hiperqueratosis folicular, cabello enrulado, encías inflamadas y sangrantes, dientes flojos, mala cicatrización de heridas y hemorragias espontáneas.

  • En los pacientes que tienen síntomas cutáneos o gingivales o factores de riesgo para la deficiencia, medir el nivel de ácido ascórbico.

  • Tratar con ácido ascórbico suplementario y una dieta nutritiva.

intoxicación por Vitamina C

El límite superior de la ingestión de vitamina C es de 2000 mg/día. En ocasiones, se toman hasta 10 g/día de vitamina C con el fin de obtener beneficios en la salud no demostrados, como prevenir o acortar la duración de infecciones víricas o retrasar o invertir la progresión del cáncer o la aterosclerosis. Dichas dosis pueden acidificar la orina, causar náuseas y diarrea, y en pacientes con talasemia o hemocromatosis, estimular la sobrecarga de hierro. La ingestión por debajo del límite superior no tiene efectos tóxicos en adultos sanos.