Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Deficiencia y toxicidad del cinc

Por Larry E. Johnson, MD, PhD, Associate Professor of Geriatrics and Family and Preventive Medicine;Attending Physician, University of Arkansas for Medical Sciences;Central Arkansas Veterans Healthcare System

Información:
para pacientes

El cinc (Zn) está presente sobre todo en huesos, dientes, cabello, piel, hígado, músculo, leucocitos y testículos. Forma parte de varios cientos de enzimas, incluidas muchas deshidrogenasas del dinucleótido de nicotinamida y adenina (NADH), RNA y DNA polimerasas y factores de transcripción del DNA, así como la fosfatasa alcalina, superóxido dismutasa y anhidrasa carbónica.

Una dieta con alto contenido de fibras y fitatos (p. ej., en el pan integral) reduce la absorción de cinc.

Deficiencia de cinc

La deficiencia dietética es poco frecuente en personas sanas. La deficiencia secundaria puede producirse en:

  • Algunos pacientes con insuficiencia hepática (porque perdieron su capacidad para retener cinc)

  • Pacientes que toman diuréticos

  • Pacientes con diabetes mellitus, anemia perniciosa, hepatopatía crónica, alcoholismo crónico o malabsorción

  • Pacientes con cuadros de estrés (p. ej., sepsis, quemaduras, traumatismo de cráneo)

  • Adultos mayores institucionalizados y pacientes recluidos en sus hogares (frecuente)

La deficiencia materna de cinc puede causar malformaciones fetales y bajo peso al nacer.

La deficiencia de cinc en los niños causa alteraciones del crecimiento y trastornos del sentido del gusto (hipogeusia). Otros signos y síntomas en los niños incluyen retraso de la maduracuión sexual e hipogonadismo. Tanto en niños como en adultos, los síntomas son hipogonadismo, alopecia, alteraciones de la inmunidad, dermatitis, ceguera nocturna, anemia, letargo y trastornos en la cicatrización de heridas.

Debe sospecharse deficiencia de cinc en pacientes desnutridos con signos o síntomas típicos. No obstante, dado que muchos de los signos y síntomas son inespecíficos, es difícil realizar el diagnóstico clínico de la deficiencia leve de cinc. El diagnóstico por laboratorio tampoco es sencillo; los niveles bajos de albúmina, frecuentes en la deficiencia de cinc, hacen que sea muy difícil interpretar los niveles séricos; el diagnóstico suele requerir la combinación de niveles bajos de cinc y un aumento de la excreción urinaria de este elemento. De estar disponibles, pueden solicitarse estudios con radioisótopos para medir el estado del cinc con mayor exactitud.

El tratamiento consiste en la administración de cinc elemental en dosis de 15 a 120 mg una vez al día hasta que resuelvan los signos y síntomas.

La acrodermatitis enteropática (un trastorno autosómico recesivo fatal raro) causa malabsorción de cinc. Puede desarrollarse una dermatitis psoriasiforme alrededor de los ojos, la nariz y la boca, en los glúteos y con una distribución acral. El trastorno también causa pérdida de cabello, paroniquia, alteraciones de la inmunidad, infeccciones recurrentes, alteraciones del crecimiento y diarrea. Los signos y síntomas suelen aparecer después de que los niños dejan de tomar leche materna. En estos casos, el médico suele sospechar el diagnóstico. El tratamiento consiste en la administración de sulfato de cinc en dosis de 30 a 150 mg/día por vía oral, con la remisión completa de los signos y síntomas.

Toxicidad por cinc

El límite superior recomendado para la ingestión de cinc es de 40 mg/día. La intoxicación es rara.

La ingestión de cinc elemental en dosis de 100 a 150 mg/día durante períodos prolongados interfiere con el metabolismo del cobre y causa un descenso de los niveles séricos de este elemento, microcitosis eritrocítica, neutropenia y alteraciones de la inmunidad; dosis más altas deben administrarse sólo durante períodos breves, con seguimiento estrecho del paciente.

La ingestión de cantidades mayores (200 a 800 mg/día), por lo general a causa de consumir alimentos o bebidas ácidascontenidos en un envase galvanizado (revestido de cinc), puede provocar vómitos y diarrea. La intoxicación crónica puede causar deficiencia de cobre y daño nervioso.

La fiebre de los vapores metálicos, también llamada fiebre de los fundidores de latón o temblores del cinc, está causada por la inhalación de vapores industriales de óxido de cinc; provoca fiebre, disnea, náuseas, fatiga y mialgias. El inicio de los síntomas suele ser de 4 a 12 hs después de la exposición. Los síntomas remiten después de transcurridas 12 a 24 horas en un ambiente sin cinc.

El diagnóstico de la intoxicación por cinc suele realizarse sobre la base del transcurso del tiempo y el antecedente de exposición.

El tratamiento de la intoxicación por cinc consiste en eliminar la exposición al cinc; no hay antídotos disponibles.

Recursos en este artículo