Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Interacciones entre nutrientes y fármacos

Por Adrienne Youdim, MD, FACP, Assistant Professor of Medicine;Associate Professor of Medicine, UCLA David Geffen School of Medicine;Cedars Sinai Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La nutrición puede afectar la respuesta del organismo a los fármacos; por el contrario, los fármacos puede afectar la nutrición del organismo.

Los alimentos pueden estimular, retardar o disminuir la absorción de fármacos, como así también alterar la absorción de muchos antibióticos. Pueden modificar el metabolismo de los medicamentos; p. ej., las dietas ricas en proteínas pueden acelerar el metabolismo de ciertos fármacos mediante la estimulación del citocromo P-450. La ingestión de pomelos puede inhibir el citocromo P-450. Esto puede causar desaceleración del metabolismo de algunos fármacos (p. ej., amiodarona, carbamazepina, ciclosporina, algunos bloqueantes de los canales de calcio). Las dietas que alteran la flora bacteriana pueden afectar de manera considerable el metabolismo global de algunos fármacos. Algunos alimentos afectan la respuesta del organismo a los fármacos. La tiramina, por ejemplo, es un componente del queso y un potente vasoconstrictor, y puede causar crisis hipertensivas en algunos pacientes que toman inhibidores de la monoaminooxidasa y consumen queso.

Las deficiencias nutricionales pueden afectar la absorción y el metabolismo de los fármacos. Las deficiencias graves de calorías y proteínas dsminuyen las concentraciones tisulares de enzimas y pueden alterar la respuesta a fármacos mediante la absorción o unión a proteínas y causar insuficiencia hepática. Los cambios en el aparato digestivo pueden afectar la absorción y modificar la respuesta al medicamento. La deficiencia de calcio, magnesio o cinc puede alterar el metabolismo del fármaco. La deficiencia de vitamina C disminuye la actividad de las enzimas que metabolizan los fármacos, sobre todo en los adultos mayores.

Muchos fármacos alteran el apetito, la absorción de alimentos y el metabolismo tisular (ver Efectos de algunos fármacos sobre la nutrición). Algunos (p. ej., la metoclopramida) aumentan la motilidad gastrointestinal y de esta forma disminuyen la absorción de los alimentos. Otros fármacos, como los opioides y los anticolinérgicos, disminuyen la motilidad gastrointestinal. Algunos fármacos son mejor tolerados cuando se ingieren con las comidas.

Ciertos fármacos afectan el metabolismo mineral. Por ejemplo, los diuréticos, especialmente las tiazidas, y los corticosteroides pueden disminuir el potasio orgánico y así aumentar la sensibilidad a las arritmias cardíacas inducidas por digoxina. El uso repetido de laxantes también puede disminuir el potasio. El cortisol, la desoxicorticosterona y la aldosterona producen una retención importante de sodio y agua, al menos transitoria; la retención es mucho menor con la administración de prednisona, prednisolona y otros análogos de corticosteroides. Las sulfonilureas y el litio pueden alterar la captación o la liberación de yodo en la glándula tiroides. Los anticonceptivos orales pueden reducir las concentraciones plasmáticas de cinc y aumentar las de cobre. Algunos antibióticos, como las tetraciclinas, disminuyen la absorción de hierro, como también algunos alimentos (p. ej., verduras, té y salvado).

Algunos fármacos afectan la absorción o el metabolismo de las vitaminas. El etanol altera la utilización de la tiamina, y la isoniazida interfiere con el metabolismo de la niacina y la piridoxina. El etanol y los anticonceptivos orales inhiben la absorción de folato. La mayoría de los pacientes que reciben fenitoína, fenobarbital, primidona o fenotiacinas desarrollan deficiencia de folato (ácido fólico), tal vez debido a que afectan las enzimas hepáticas microsómicas que metabolizan los fármacos. Los complementos de ácido fólico pueden disminuir la eficacia de la fenitoína. Los antiepilépticos pueden causar deficiencia de vitamina D. Puede ocurrir malabsorción de vitamina B12 con el uso de ácido aminosalicílico, yoduro de potasio de liberación lenta, colchicina, trifluoperazina, etanol y anticonceptivos orales. Los anticonceptivos orales con una dosis alta de progestágenos pueden causar depresión, tal vez a causa de una deficiencia de triptófano metabólicamente inducida.

Efectos de algunos fármacos sobre la nutrición

Efecto

Fármacos

Aumento del apetito

Alcohol, antihistamínicos, corticosteroides, dronabinol, insulina, acetato de megestrol, mirtazapina, muchas sustancias psicoactivas, sulfoniureas, hormona tiroidea

Disminución del apetito

Antibióticos, aumentadores de volumen (metilcelulosa, goma guar), ciclofosfamida, digoxina, glucagón, indometacina, morfina, fluoxetina

Disminución de la absorción de grasas

Orlistat

Aumento de la glucemia

Octreótido, opiáceos, fenotiacinas, fenitoína, probenecid, diuréticos tiazídicos, corticosteroides, warfarina

Disminución de los niveles de glucemia

Inhibidores de la ECA, aspirina, barbitúricos, betabloqueantes, insulina, inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), hipoglucemiantes orales, fenacetina, fenilbutazona, sulfonamidas

Disminución de los niveles de lípidos en sangre

Aspirina y ácido p-aminosalicílico, l-asparaginasa, clortetraciclina, colchicina, dextranos, glucagón, niacina, fenindiona, estatinas, sulfinpirazona, trifluperidol

Aumento de los niveles de lípidos en sangre

Corticosteroides suprarrenales, clorpromacina, etanol, hormona de crecimiento, anticonceptivos orales (del tipo estrógeno- progestágeno), tiouracilo, vitamina D

Disminución del metabolismo de las proteínas

Cloranfenicol, tetraciclina

Recursos en este artículo