Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Luxación mandibular

Por David F. Murchison, DDS, MMS

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La luxación mandibular espontánea aparece en pacientes con antecedentes de tales luxaciones. Aunque en ocasiones la luxación mandibular puede deberse a un traumatismo, el episodio inicial es típicamente una apertura amplia de la boca seguida de una presión para morder (p. ej., morder un emparedado grande con pan duro), un bostezo amplio, o un procedimiento odontológico. Las personas propensas a la luxación pueden tener ligamentos temporomandibulares laxos.

Los pacientes son traídos a la consulta con la boca muy abierta y sin poder cerrarla. El dolor comienza cada vez que el paciente intenta cerrarla. Si la línea media mandibular está desviada hacia un lado, la luxación es unilateral. Aunque rara vez se usa, un anestésico local (p. ej., lidocaína al 2%, 2 a 5 mL) inyectado en la articulación homolateral y en el área adyacente a la inserción del músculo pterigoideo lateral puede permitir la reducción espontánea de la mandíbula.

Puede ser necesaria la reducción manual (ver figura Reducción mandibular.). Es posible utilizar premedicación (p. ej., diazepam, 5 a 10 mg IV a 5 mg/min, o midazolam, 3 a 5 mg IV a 2 mg/min, y un opiáceo como fentanilo, 0,5 a 1 μg/kg IV), pero en general no es necesaria, especialmente si se va a perder tiempo preparando la vía intravenosa. Cuanto más tiempo esté luxada la mandíbula, más difícil será reducirla y mayor la probabilidad de que la luxación recurra.

Reducción mandibular.

La cabeza del paciente se estabiliza. El operador coloca los dedos pulgares en la línea oblicua externa de la mandíbula (lateral al área del tercer molar) o, después de envolver los pulgares en gasas, sobre la superficie oclusal de los molares inferiores. Los otros dedos se curvan debajo de la mandíbula. Se le pide al paciente que abra ampliamente la boca, como si estuviese bostezando, y el operador aplica fuerza hacia abajo sobre los molares y a la vez aplica fuerza hacia arriba sobre el mentón, hasta que la mandíbula se reduzca.

Puede requerirse un vendaje de Barton (Vendaje de Barton.) por 2 o 3 días. Más importante aún, el paciente debe evitar abrir mucho la boca durante al menos 6 semanas. Cuando va a bosterzar, debe colocar un puño bajo el mentón para evitar abrir demasiado la boca. Debe cortar la comida en pequeños trozos. Si el paciente padece luxaciones crónicas y se han agotado los tratamientos conservadores, debe realizarse una interconsulta con un cirujano maxilofacial o un cirujano de boca. Como tratamiento de último recurso, los ligamentos alrededor de la articulación temporomandibular pueden ajustarse quirúrgicamente (acortarse) para intentar estabilizar la articulación o puede reducirse la eminencia articular (eminectomía).

Vendaje de Barton.

Este vendaje en 8 se envuelve alrededor de la cabeza y la mandíbula para proporcionar apoyo por debajo y por delante de la mandíbula inferior.

Recursos en este artículo