Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Proliferaciones Orales

Por David F. Murchison, DDS, MMS

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las proliferaciones pueden originarse en cualquier tipo de tejido en y alrededor de la boca, incluyendo los tejidos conectivos, huesos, músculos y nervios. Más comúnmente, se forman en los labios, los lados de la lengua, el suelo de la boca, y el paladar blando. Algunas proliferaciones causan dolor o irritación. Las proliferaciones pueden ser notadas por el paciente o descubrirse sólo durante un examen de rutina.

Etiología

Las proliferaciones orales pueden ser

  • Benignas

  • Premalignas (displásicas)

  • Malignas

Proliferaciones benignas

La mayoría de las proliferaciones orales son benignas; hay muchos tipos.

La irritación crónica puede causar un bulto persistente o zona elevada en la encía. Las proliferaciones benignas debido a la irritación son relativamente comunes y, de ser necesario, se pueden extirpar mediante cirugía. En 10 a 40% de las personas, las proliferaciones benignas en la encía reaparecen porque el irritante permanece. En ocasiones, esa irritación, especialmente si persiste durante un largo período de tiempo, puede dar lugar a cambios premalignos o malignos.

Pueden aparecer verrugas en la boca. Las verrugas ordinarias (verrugas vulgares-ver Verrugas) puede infectar la boca si la persona chupa o mastica una verruga de un dedo. Las verrugas genitales, causadas por la infección por el virus del papiloma humano (HPV-ver Verrugas genitales) también pueden presentarse en la cavidad oral transmitidas a través del sexo oral.

La candidiasis oral (muguet-ver Candidiasis (mucocutánea)) a menudo aparece como placas blancas caseosas que se adhieren fuertemente a las membranas mucosas y dejan erosiones rojas cuando se extraen. El muguet es más común entre los pacientes con diabetes o inmunodepresión y entre aquellos que están tomando antibióticos.

El rodete es una proyección de hueso de crecimiento lento, redondeada, que se forma en la línea media del paladar duro (rodete palatino) o en la parte interna de la mandíbula (rodete mandibular). Esta proliferación dura es común e inofensiva. Incluso un gran crecimiento puede no tratarse a menos que se lesione durante la alimentación o la persona necesite una prótesis para cubrir la zona.

El síndrome de Gardner es un tipo de poliposis adenomatosa familiar (Poliposis adenomatosa familiar), un trastorno hereditario del tracto gastrointestinal que involucra múltiples pólipos colorrectales. Los pacientes que tienen el síndrome de Gardner a menudo presentan osteomas orales múltiples que pueden asemejarse clínicamente a rodetes bucales múltiples, sobre todo en el cuerpo y el ángulo de la mandíbula inferior.

Los queratoacantomas (ver Queratoacantomas) son tumores que se forman en los labios y otras áreas expuestas al sol, como la cara, los antebrazos y las manos. Un queratoacanthoma normalmente alcanza su tamaño completo de alrededor de 1 a 3 cm o más de diámetro dentro de 1 o 2 meses, y luego de algunos meses comienza a disminuir y eventualmente puede desaparecer sin tratamiento. Los queratoacantomas se consideraban lesiones no cancerosas, pero muchos expertos consideran hoy que los que no disminuye de tamaño podrían ser lesiones cancerosas de bajo grado, y se recomienda hacer biopsia o escisión para este tipo de lesiones.

Muchos tipos de quistes causan dolor e inflamación de la mandíbula. A menudo se asocian con un tercer molar impactado y pueden destruir áreas considerables de la mandíbula a medida que se expanden. Ciertos tipos de quistes tienen mayor probabilidad de recurrencia después de la extirpación quirúrgica. Varios tipos de quistes también se pueden desarrollar en el piso de la boca. A menudo, estos quistes se extirpan quirúrgicamente porque dificultan la deglución o por razones estéticas. El quiste más común se produce en el labio y se llama quiste de retención de moco o mucocele. Por lo general es el resultado de morder accidentalmente el labio (inferior) y se produce cuando se obstruye el drenaje de la saliva en la boca de una glándula salival menor. La mayoría de los mucoceles desaparecen en una semana o dos, pero pueden extirparse quirúrgicamente si producen molestias.

Los odontomas son proliferaciones de las células formadoras de dientes que parecen dientes adicionales pequeños, deformes. En los niños, pueden ponerse en el camino de la erupción normal de los dientes. En los adultos, pueden empujar los dientes fuera de la alineación. Por lo general se extirpan quirúrgicamente.

Los tumores de las glándulas salivales (ver Tumores de las glándulas salivales) son en su mayoría (75 a 80%) benignos, de crecimiento lento e indoloros. Por lo general, se presentan como una sola masa móvil, suave, bajo la piel de aspecto normal o bajo la mucosa bucal. En ocasiones, cuando son huecos y llenos de líquido, son firmes. El tipo más común es un adenoma pleomorfo (tumor mixto), que se presenta en mujeres > 40 años. Los adenomas pleomorfos pueden convertirse en malignos y se extirpan quirúrgicamente. Si no es eliminado por completo, este tipo de tumor puede recidivar. Otros tipos de tumores benignos también pueden extirparse quirúrgicamente, pero son mucho menos propensos a convertirse en malignos o recidivar.

Cambios premalignos (displásicos)

Las áreas blancas, rojas, o mixtas que no se limpian con facilidad, persisten durante > 2 semanas, y no se pueden definir como alguna otra condición pueden ser displásicas. Los mismos factores de riesgo para los cambios displásicos influyen sobre los tumores malignos, y los cambios displásicos pueden convertirse en malignos si no se eliminan.

La leucoplasia es una mancha blanca plana que puede desarrollarse cuando la mucosa oral se irrita por un largo período. El punto irritado se ve blanco porque tiene una capa más gruesa de queratina, que normalmente es menos abundante en la mucosa oral.

La eritroplasia es una zona roja y plana o desgastada que se produce cuando la mucosa oral se adelgaza. La zona se ve roja porque los capilares subyacentes son más visibles. La eritroplasia es un predictor mucho más ominoso de cáncer oral que la leucoplasia.

Las lesiones mixtas muestran áreas entremezcladas de leucoplasia y eritroplasia y también pueden ser precursoras de cáncer.

Cáncer oral

Las personas que consumen tabaco, alcohol, o ambos, tienen un riesgo mucho mayor (hasta 15 veces) de cáncer oral (ver Carcinoma epidermoide bucal). Para las personas que mastican o aspiran tabaco, el interior de las mejillas y los labios son sitios comunes de lesión. En otras personas, los sitios más comunes de cáncer incluyen los bordes laterales de la lengua, el suelo de la boca y la orofaringe. En raras ocasiones, los cánceres que se encuentran en la región oral metatastatizan al pulmón, la mama o la próstata.

El cáncer oral puede tener muchas apariencias diferentes, pero por lo general se asemeja a las lesiones displásicas (p. ej., áreas blancas, rojas, o mixtas que no son fácilmente borradas).

Evaluación

Anamnesis

Los antecedentes de la enfermedad actual incluyen preguntas sobre cuánto tiempo ha estado presente la lesión, si es dolorosa, y si ha habido alguna lesión en el área (p. ej., mordida de una mejilla, raspado con el borde afilado de un diente o restauración dental). Se le pregunta al paciente sobre síntomas de enfermedad sistémica, en particular de pérdida de peso y malestar general.

Los antecedentes médicos deben buscar factores de riesgo para la candidiasis, incluyendo el uso reciente de antibióticos, diabetes, e infección por HIV (o factores de riesgo para el HIV). Se observa la cantidad y la duración del uso de alcohol y tabaco.

Examen físico

El examen físico se centra en la boca y el cuello, la inspección y la palpación de todas las áreas de la boca y la garganta, incluyendo debajo de la lengua. Se palpa el cuello en busca de linfadenopatía, lo que sugiere un posible cáncer o infección crónica.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son de particular importancia:

  • Pérdida de peso

  • Masa cervical

Interpretación de los hallazgos

Lo más importante es no confundir un cáncer oral o lesiones displásicas con un trastorno benigno. Los médicos deben mantener un alto grado de sospecha y remitir al paciente para realizar una biopsia si la lesión no se resuelve en unas pocas semanas.

Estudios complementarios

La sospecha de candidiasis puede confirmarse mediante la identificación de las levaduras y seudohifas en preparados húmedos con KOH al 10% en muestras obtenidas por raspado de una lesión. Pueden observarse otras lesiones agudas, en particular las que se relacionan con traumatismos o irritación local. Sin embargo, la mayoría de las lesiones presentes durante más de unas pocas semanas, y las de duración desconocida, deben biopsiarse porque es difícil excluir el cáncer clínicamente.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la proliferación.

Conceptos clave

  • La mayoría de las proliferaciones orales son de naturaleza benigna.

  • Las verrugas, infecciones por Candida y traumatismos repetidos son causas comunes de tumores benignos.

  • El uso de alcohol y tabaco es un factor de riesgo para el cáncer.

  • Dado que el cáncer es difícil de diagnosticar mediante inspección, a menudo es necesaria la biopsia.