Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Resumen de los trastornos temporomandibulares

Por Noshir R. Mehta, DMD, MDS, MS, Tufts University School of Dental Medicine

Información:
para pacientes

Los trastornos temporomandibulares son un espectro de enfermedades que causan una disfunción de la articulación mandibular o dolor en la mandíbula y la cara, a menudo en o alrededor de la articulación temporomandibular, incluidos los músculos masticadores y otros músculos de la cabeza y el cuello, su fascia o ambos. Se considera que una persona tiene un trastorno temporomandibular sólo si el dolor o la limitación del movimiento es lo suficientemente grave como para requerir asistencia profesional.

En general, los trastornos temporomandibulares son multifactoriales, pero la mayoría se relaciona con los músculos o las articulaciones. Las modificaciones internas de la articulación pueden alterar los movimientos del cóndilo mandibular en la fosa glenoidea o contra el disco articular cartilaginoso (ver figura La articulación temporomandibular). Este disco, que tiene forma similar a un glóbulo rojo maduro, sirve de cojín entre las superficies óseas. Las causas de estas alteraciones del movimiento son apretar y rechinar los dientes, traumatismos, afecciones sistémicas (p. ej, artritis), maloclusión y falta de dientes. Incluso el uso de goma de mascar persistente puede producir estos síntomas.

La articulación temporomandibular

La articulación está formada por el cóndilo mandibular y la fosa glenoidea del hueso temporal; un disco articular cartilaginoso funciona como cojín entre las superficies articulares.

Diagnóstico

Los trastornos de la articulación temporomandibular deben distinguirse de muchas alteraciones similares (ver Algunas afecciones similares a los trastornos de la articulación temporomandibular). El dolor exacerbado por la presión digital sobre la articulación cuando la boca está abierta, implica a la articulación temporomandibular.

Algunas afecciones similares a los trastornos de la articulación temporomandibular

Síntomas

Afección

Cefaleas

Sinusitis

Arteritis temporal

Tensión, migraña y cefaleas en racimo

Bruxismo (que causa dolores de cabeza por tensión muscular)

Dolor referido originado en afecciones del cuello

Dolor

Neuralgia posherpética

Distrofia simpática refleja o neuroma traumático después de una cirugía de cabeza y cuello

Traumatismo de cabeza y cuello

Dolor dental

Neuralgia del trigémino

Dolor acompañado de problemas auditivos

Obstrucción de los conductos auditivos o de las trompas de Eustaquio

Otitis media

Inflamación de las articulaciones

Dolor de cabeza, cuello y otras áreas del cuerpo

Fibromialgia

Dolores miofasciales generalizados

Dolor, entumecimiento

Aneurisma intracraneal

Tumores metastásicos

Dolor que se irradia a la región de la articulación temporomandibular

Lesión en latigazo que afecta a la columna o los músculos cervicales

Dolor que empeora cuando el paciente traga o vuelve la cabeza

Trastornos de la columna o los músculos cervicales

Síndrome de Eagle (apófisis estiloides calcificada)

Neuralgia glosofaríngea

Tiroiditis subaguda

Trismo

Fractura deprimida del arco cigomático

Infecciones

Osteocondroma de la apófisis coronoides

Pericoronitis

Se les pide a los pacientes que describan el dolor y señalen dónde les duele. Se palpan los músculos de la masticación (temporales, maseteros, y pterigoideos medial y lateral) y los músculos cervicales y occipitales en busca de dolor y puntos gatillo (puntos que irradian el dolor a otras áreas).

Se observa al paciente abrir la boca hasta una amplitud confortable. Cuando el paciente abre y cierra su boca con la unión de los incisivos centrales maxilares y mandibulares (normalmente en la línea media) alineada en línea vertical, la línea media mandibular se desvía hacia el lado dolorido. La palpación y la auscultación de la articulación durante la apertura y cierre de la boca pueden revelar dolor, atrapamiento, ruidos, crepitantes o chasquidos.

El movimiento condíleo puede palparse mejor colocando los dedos meñiques en los conductos auditivos externos y ejerciendo una suave presión hacia adelante mientras el paciente mueve la mandíbula. El paciente de talla promedio puede abrir su boca al menos 40 mm (medidos entre los incisivos centrales superiores e inferiores). En paciente debe ser capaz de introducir 3 dedos en su boca (el índice, el medio y el anular) uno encima del otro, hasta la primera articulación.

Recursos en este artículo