Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tumores de la órbita

Por James Garrity, MD, Whitney and Betty MacMillan Professor of Ophthalmology, Mayo Clinic

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los tumores orbitarios pueden ser benignos o malignos y se originan primariamente en tejidos de la órbita o son secundarios a tumores de otras localizaciones, como el párpado, los senos paranasales o el compartimiento intracraneano.

Algunos tumores orbitarios suelen causar proptosis y desplazamiento del globo ocular en dirección opuesta al tumor. También puede haber dolor, diplopía y pérdida de visión, según el tipo de tumor. El diagnóstico se sospecha sobre la base de la anamnesis, la exploración y las neuroimágenes (TC o RM), pero la confirmación a menudo requiere finalmente una biopsia. Las causas y el tratamiento varían según la edad.

Niños

Los tumores benignos pediátricos son más comúnmente tumores dermoides y lesiones vasculares tales como hemangioma capilar y linfangioma. El tratamiento de los tumores dermoides es la resección. Los hemangiomas capilares tienden a involucionar espontáneamente y, por lo tanto habitualmente no precisan tratamiento; aunque en ocasiones, sobre todo si se localizan en el párpado superior, pueden afectar a la visión y requerir un tratamiento con una inyección de corticoides en la lesión o, en casos excepcionales, reducción quirúrgica. En casos recientes, el tratamiento con betabloqueantes sistémicos provocó la involución de la lesión.

Los tumores pediátricos malignos más frecuentes son el rabdomiosarcoma y las lesiones metastásicas por leucemia o neuroblastoma. Si el rabdomiosarcoma es resecable, se opera y se administra luego quimioterapia o radioterapia orbitaria. Las leucemias se tratan mediante radioterapia orbitaria o quimioterapia.

Adultos

Los tumores benignos del adulto más frecuentes son meningiomas, mucoceles y hemangiomas cavernosos. Los adenomas pleomorfos de la glándula lagrimal son menos frecuentes. Los meningiomas del ala esfenoidal se tratan, si son sintomáticos, mediante reducción quirúrgica a través de una craneotomía seguida a veces de un ciclo de radioterapia. Como las células del meningioma infiltran la base del cráneo, no suele ser posible una resección completa. Los mucoceles se tratan mediante el drenaje de la lesión hacia la nariz, porque suelen originarse en los senos etmoidales o frontales. Los hemangiomas cavernosos y los adenomas pleomorfos de la glándula lagrimal se extirpan.

Los tumores malignos del adulto más frecuentes son el linfoma, el carcinoma epidermoide y las metástasis. Con menor frecuenciase identifica un carcinoma adenoide quístico de la glándula lagrimal, que es un tumor agresivo. Los linfomas orbitarios suelen ser de células B y de bajo grado ; pueden ser bilaterales y simultáneos y formar parte de un proceso sistémico o presentarse aisladamente. La radioterapia controla eficazmente los linfomas orbitarios con pocos efectos adversos, pero el tratamiento con anticuerpos monoclonales contra un receptor de superficie (CD20) de los linfocitos también es eficaz y debe considerarse como adicional de la radioterapia o en lugar de ella, sobre todo si el linfoma es sistémico. La mayoría de los carcinomas epidermoides se originan en los senos paranasales adyacentes, y su tratamiento se basa en la cirugía o la radioterapia. Las metástasis se tratan habitualmente con radiación. Las metástasis orbitarias suelen indicar un signo pronóstico desfavorable; una excepción destacable son los tumores carcinoides. El carcinoma adenoide quístico de la glándula lagrimal se trata con cirugía y luego por lo general con radioterapia (a veces terapia con haz de protones) o mediante un protocolo que usa quimioterapia intraarterial con radioterapia y cirugía.