Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Queratitis ulcerativa periférica

(Queratólisis marginal; ulceración reumatoidea periférica)

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La queratitis ulcerativa periférica es una inflamación y una ulceración de la córnea que aparece en enfermedades crónicas del tejido conjuntivo. Produce irritación y visión disminuida.

La queratitis ulcerativa periférica es una ulceración corneana grave que a menudo aparece en enfermedades del tejido conjuntivo autoinmunitarias activa o de larga evolución, como artritis reumatoidea (ver Artritis reumatoidea (AR)), granulomatosis con poliangeítis (antes denominada granulomatosis de Wegener—ver Granulomatosis con poliangeítis (ACP)) y policondritis recidivante (ver Policondritis recidivante).

Con frecuencia, los pacientes tienen disminución de la agudeza visual, fotofobia y sensación de cuerpo extraño. Hay un área semilunar de opacificación en la periferia corneana, debida a infiltración por leucocitos y ulceración, que se tiñe con fluoresceína. Deben descartarse causas infecciosas como bacterias, hongos y virus herpes simple mediante el cultivo de la úlcera y los bordes palpebrales.

Entre los pacientes con enfermedad autoinmunitaria del tejido conectivo y queratitis ulcerativa periférica, la tasa de mortalidad a los 10 años es de alrededor del 40% (habitualmente debida a IAM) sin tratamiento y alrededor del 8% con terapia citotóxica sistémica.

Todo paciente con queratitis ulcerativa periférica debe ser derivado rápidamente a un oftalmólogo. La ciclofosfamida sistémica u otros agentes inmunosupresores tratan la queratitis, la vasculitis potencialmente fatal y la enfermedad autoinmune subyacente. El tratamiento también incluye abordajes focales para controlar la inflamación (p. ej., adhesivo tisular y lentes de contacto de vendaje) y reparar el daño (p. ej., injertos parcheados). Otros agentes posiblemente útiles incluyen inhibidores de la colagenasa como tetraciclina sistémica o N-acetilcisteína al 20% tópica.

Recursos en este artículo