Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Queratopatía ampollosa

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La queratopatía ampollosa es la presencia de ampollas en el epitelio de la córnea como consecuencia de una lesión del endotelio corneano.

La queratopatía ampollosa se produce por edema de la córnea, debido al fracaso del endotelio corneano para mantener el estado deshidratado normal de la córnea. Casi siempre se debe a distrofia endotelial corneana de Fuchs o un traumatismo del endotelio corneano. La distrofia de Fuchs es un trastorno genético que produce pérdida progresiva y bilateral de las células endoteliales corneanas, que a veces conduce a una queratopatía ampollosa sintomática hacia los 50 a 60 años de edad. La distrofia de Fuchs puede ser autosómica dominante con penetrancia incompleta. Otra causa frecuente de queratopatía ampollosa es el traumatismo del endotelio corneano, que puede tener lugar durante una intervención quirúrgica intraocular (p. ej., extracción de cataratas) o tras la implantación de una lente intraocular de diseño inadecuado o mal colocada. La queratopatía ampollosa después de la extracción de cataratas se denomina queratopatía ampollosa seudofáquica (si se presenta el implante de una lente intraocular) o afáquica (si no hay implante de lente intraocular).

Se forman ampollas subepiteliales llenas de líquido sobre la superficie corneana y el estroma de la córnea (las capas más profundas de la córnea) se hincha, lo cual provoca malestar ocular, disminución de agudeza visual, pérdida de contraste, deslumbramiento y fotofobia. A veces, las ampollas se rompen y producen dolor y sensación de un cuerpo extraño. Las bacterias pueden invadir la ampolla rota y conducir a una úlcera corneana.

Las ampollas y el edema del estroma corneano pueden verse mediante exploración con lámpara de hendidura.

El tratamiento compete al oftalmólogo y consiste en el uso de agentes deshidratantes (p. ej., suero salino hipertónico), agentes hipotensores intraoculares, el uso a corto plazo ocasional de lentes de contacto blandas terapéuticas para algunos casos leves o moderados y el tratamiento de cualquier infección microbiana secundaria. El transplante de la córnea suele ser satisfactorio.

Recursos en este artículo