Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Oclusión de la vena central de la retina y oclusión de una rama venosa retiniana

(Oclusión de la vena retiniana)

Por Sunir J. Garg, MD, FACS, Associate Professor of Ophthalmology;Physician, Thomas Jefferson University;The Retina Service of Wills Eye Hospital

Información:
para pacientes

La oclusión de la vena central de la retina es un bloqueo de este vaso por un trombo, que produce pérdida indolora de la visión, que varía de leve a grave y habitualmente es de inicio súbito. El diagnóstico se basa en la oftalmoscopia. Los tratamientos pueden incluir los medicamentos antifactor de crecimiento del endotelio vascular (p. ej., ranibizumab, pegaptanib, bevacizumab), la inyección intraocular de un implante de dexametasona o triamcinolona, y la fotocoagulación con láser.

Etiología

Los principales factores de riesgo incluyen

  • Hipertensión

  • Edad

Otros factores de riesgo incluyen

  • Glaucoma

  • Diabetes

  • Hiperviscosidad sanguínea

La oclusión también puede ser idiopática. El trastorno es poco frecuente entre los individuos jóvenes. La oclusión puede afectar una rama de la vena retiniana o la vena central de la retina.

Ocurre neovascularización (formación de nuevos vasos anormales) en la retina o el iris (rubeosis del iris) en alrededor del 16% de los pacientes con oclusión de la vena central de la retina, que puede ocasionar un glaucoma secundario (neovascular), que puede aparecer semanas a meses después de la oclusión. La neovascularización de la retina puede producir una hemorragia del vítreo.

Signos y síntomas

La pérdida indolora de la visión suele ser súbita pero también puede ocurrir gradualmente en un período de días a semanas. La oftalmoscopia muestra hemorragias en la totalidad de la retina, venas retinianas ingurgitadas (dilatadas) y tortuosas y, en general, edema retiniano importante. Estos cambios por lo general son difusos si la obstrucción afecta la vena central de la retina y están limitados a un cuadrante si la obstrucción afecta sólo una rama de la vena central de la retina.

Diagnóstico

  • Oftalmoscopia

  • Fotografía color del fondo de ojo

  • Angiografía con fluoresceína

  • Tomografía de coherencia óptica

El diagnóstico se sospecha en pacientes con pérdida de visión indolora, sobre todo en aquellos con factores de riesgo. La oftalmoscopia, la fotografía en color, y la angiografía con fluoresceína confirman el diagnóstico. La tomografía de coherencia óptica es útil para determinar el grado del edema macular y su respuesta al tratamiento. Los pacientes con oclusión de la vena central de la retina son evaluados para hipertensión y glaucoma, y también para diabetes. En los pacientes jóvenes, se investiga la presencia de hiperviscosidad sanguínea (con un hemograma y otros factores de la coagulación según se juzgue necesario).

Pronóstico

La mayoría de los pacientes tienen algún déficit visual. En los casos leves, puede haber mejoría espontánea hasta una visión casi normal en un período variable. La agudeza visual en el momento de la presentación es un buen indicador de la visión final. Cuando la agudeza visual es de menos de 20/40, es probable que siga siendo buena y, en ocasiones, casi normal. Si la agudeza visual es peor de 20/200, el 80% de los pacientes no mejorará o empeorará. Las oclusiones de la vena central de la retina pocas veces se repiten.

Tratamiento

  • Para el edema macular, inyección intraocular de fármacos antifactor de crecimiento endotelial antivascular (anti-VEGF), implante de dexametasona o acetonida de triamcinolona

  • Para algunos casos de edema macular con oclusión de una rama venosa de la retina, fotocoagulación con láser focal

  • Fotocoagulación con láser panretiniana si se desarrolla neovascularización

El tratamiento para la oclusión de una rama de ka vena de la retina en pacientes con edema macular que afecta la fóvea es generalmente la inyección intraocular de un fármaco anti-VEGF (p. ej., ranibizumab, bevacizumab) o la inyección intraocular de un implante de dexametasona de liberación lenta. Estos tratamientos, además de otro fármaco anti-VEGF llamado aflibercept, también se pueden usar para tratar la oclusión de la vena central de la retina en pacientes con edema macular cuya agudeza visual premórbida era mejor que 20/400. Los pacientes con oclusión de la vena central de la retina cuya agudeza visual premórbida era mejor que 20/400 también pueden ser tratados con inyección intraocular de triamcinolona. Con estos tratamientos, la visión mejora significativamente en el 30 a 40% de los pacientes.

La fotocoagulación con láser focal se puede utilizar para la oclusión de una rama venosa retiniana con edema macular, pero es menos eficaz que la inyección intraocular de un fármaco anti-VEGF o un implante de dexametasona. La fotocoagulación con láser focal por lo general no es eficaz para el tratamiento del edema macular debido a una oclusión de la vena central de la retina.

Cuando se desarrolla neovascularización del segmento anterior o de la retina secundaria a oclusión de la vena central de la retina o de una de sus ramas, debe realizarse de inmediato la fotocoagulación panretiniana con láser porque puede disminuir el riesgo de hemorragia vítrea y prevenir el glaucoma neovascular

Conceptos clave

  • La oclusión de la vena retiniana implica la obstrucción por un trombo.

  • Los pacientes tienen pérdida indolora de la visión que suele ser repentina y pueden tener factores de riesgo (p. ej., edad avanzada, hipertensión).

  • La oftalmoscopia demuestra característicamente edema macular con venas dilatadas y hemorragias; las pruebas adicionales incluyen la fotografía en color del fondo de ojo, la angiografía con fluoresceína, y la tomografía de coherencia óptica.

  • Tratar a los pacientes que tienen edema macular con una inyección intraocular de un fármaco anti-VEGF (ranibizumab, pegaptanib, bevacizumab, o, para la oclusión de la vena central de la retina, posiblemente aflibercept) o una inyección intraocular de un implante de dexametasona o triamcinolona.

  • La fotocoagulación con láser focal es útil en algunos casos de edema macular secundario a la oclusión de una rama venosa renitiana, y se debe realizar fotocoagulación con láser panretiniana para la neovascularización retiniana o del segmento anterior.

Recursos en este artículo