Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Edema palpebral

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El edema palpebral puede ser unilateral o bilateral. Puede ser asintomático o acompañarse por prurito o dolor.

Etiología

El edema palpebral tiene muchas causas (véase Algunas causas de edema palpebral). Suele ser el resultado de un trastorno palpebral, pero puede provenir de trastornos orbitarios o periorbitarios o de enfermedades sistémicas que producen edema generalizado.

Las causas más frecuentes son alérgicas e incluyen

  • Alergia local (sensibilidad por contacto)

  • Alergia sistémica (p. ej., angioedema, alergia sistémica asociada a rinitis alérgica)

El edema focal de un párpado es causado más a menudo por un chalazión.

Las causas con peligro más inminente son la celulitis orbitaria y la trombosis del seno cavernoso (rara).

Además de los trastornos mencionados en el Algunas causas de edema palpebral, el edema palpebral puede ser el resultado de:

  • Trastornos que pueden afectar el párpado pero no producen edema a menos que se encuentren muy avanzados (p. ej., tumores palpebrales, incluidos los carcinomas epidermoides y los melanomas).

  • Trastornos que producen hinchazón que comienza y suele ser más grave en las estructuras cercanas al párpado, pero no forman parte de ellas (p. ej., dacriocistitis, canaliculitis).

  • Trastornos en los cuales se presenta hinchazón pero no constituye el síntoma de presentación (p. ej., fractura de la base del cráneo, quemaduras, traumatismo, poscirugía).

Algunas causas de edema palpebral

Causa

Hallazgos sugestivos

Abordaje diagnóstico

Trastornos palpebrales

Reacción alérgica, local

Prurito, ausencia de dolor

Párpado(s) o conjuntivas pálidos o hinchados

A veces, antecedentes de recidiva o exposición a alérgenos

Unilateral o bilateral

Evaluación clínica

Blefaritis

Afectación de las pestañas con formación de costras habitualmente visibles a simple vista o con amplificación (p. ej., con lámpara de hendidura)

Prurito, ardor, enrojecimiento, ulceración o una combinación de ellos

A veces, dermatitis seborreica concomitante

Unilateral o bilateral

Evaluación clínica

Chalazión

Enrojecimiento y dolor focal que afecta sólo a un párpado

Desarrollo final de hinchazón localizada no dolorosa lejos del borde palpebral

Evaluación clínica

Conjuntivitis infecciosa

Infección conjuntival, secreción

A veces, adenopatía preauricular o quemosis

Unilateral o bilateral

Evaluación clínica, habitualmente tinción con fluoresceína para excluir queratoconjuntivitis por herpes simple

Blefaritis por herpes simple (primaria)

Grupos de vesículas sobre una base eritematosa, ulceración y dolor intenso

Unilateral

Evaluación clínica

Herpes zóster

Grupos de vesículas sobre una base eritematosa, ulceración y dolor intenso

Distribución en la raíz del nervio V1 unilateral

Evaluación clínica

Orzuelo

Enrojecimiento focal y dolor que afectan sólo a un párpado

Desarrollo final de hinchazón localizada en el borde palpebral, a veces con pústula

Evaluación clínica

Picadura de insectos

Prurito, enrojecimiento; a veces, una pápula

Evaluación clínica

Trastornos orbitarios y periorbitarios

Trombosis del seno cavernoso (rara)

Cefalea, exoftalmía, oftalmoplejía, ptosis, disminución de la agudeza visual, fiebre

Habitualmente unilateral al inicio, luego bilateral

Manifestaciones de sinusitis u otra infección facial

TC o RM de inmediato

Celulitis orbitaria

Exoftalmía, enrojecimiento, fiebre, dolor

Movimientos extraoculares alterados o dolorosos

A veces, disminución de la agudeza visual

Habitualmente unilateral

A veces, precedido por manifestaciones de la infección de origen (típicamente, sinusitis)

TC o RM

Celulitis preseptal (celulitis periorbitaria)

Hinchazón(pero no exoftalmía), enrojecimiento, a veces dolor, fiebre

Habitualmente unilateral

Visión y motilidad ocular normales

A veces, precedido por manifestaciones de la infección de origen (típicamente, una infección cutánea local)

TC o RM si fuera necesario para excluir celulitis orbitaria

Trastornos sistémicos*

Reacción alérgica, sistémica (p. ej., angioedema, rinitis)

Prurito

A veces, manifestaciones alérgicas extraoculares (p. ej., urticaria, sibilancias, rinorrea)

A veces, antecedentes de recidiva, exposición a alérgenos, atopia o una combinación de ellos

Habitualmente unilateral

Evaluación clínica

Edema generalizado

Edema palpebral y a veces facial bilateral; habitualmente, también edema de partes declive del cuerpo (p. ej., pies, región presacra)

Habitualmente, manifestaciones del trastorno subyacente (p. ej., enfermedad renal crónica, cardiopatía, insuficiencia hepática, preeclampsia)

A veces, uso de un inhibidor de la ECA

Pruebas para trastornos cardíacos, hepáticos o renales según indicaciones clínicas

Hipertiroidismo (con oftalmopatía de Graves)

Mirada fija, retraso palpebral, exoftalmía, alteración de los movimientos extraoculares

No es doloroso a menos que haya irritación por desecación

Taquicardia, ansiedad, pérdida de peso

Pruebas de función tiroidea (TSH, T4)

Hipotiroidismo

Tumefacción facial difusa bilateral e indolora

Piel seca y descamada; cabello áspero

Intolerancia al frío

Pruebas de función tiroidea (TSH, T4)

*La hinchazón debida a trastornos sistémicos es bilateral no eritematosa.

T4= tiroxina; TSH = tirotrofina; V1= ramo oftálmico del nervio trigémino.

Evaluación

Anamnesis

Antecedentes de enfermedad actual: deben determinar durante cuánto tiempo ha estado presente la hinchazón, si es unilateral o bilateral, y si ha sido precedida por algún traumatismo (incluidas las picaduras de insectos). Los síntomas asociados importantes que hay que identificar incluyen prurito, dolor, cefalea, alteraciones visuales, fiebre y secreción ocular.

Revisión por aparatos y sistemas: deben buscarse síntomas de posibles causas, que incluyen secreción nasal, prurito, erupción y sibilancias (reacción alérgica sistémica); cefalea, congestión nasal y secreción nasal purulenta (sinusitis); odontalgia (infección dentaria); disnea, ortopnea y disnea paroxística nocturna (insuficiencia cardíaca); intolerancia al frío y cambios en la textura cutánea (hipotiroidismo) e intolerancia al calor, ansiedad y pérdida de peso (hipertiroidismo).

Antecedentes médicos. deben incluirse lesión o cirugía ocular reciente, enfermedad cardíaca, hepática, renal o tiroidea conocida, y alergias o exposición a posibles alérgenos. Los antecedentes farmacológicos deben incluir específicamente el uso de inhibidores de la ECA.

Examen físico

Deben evaluarse los signos vitales para detectar fiebre y taquicardia.

La inspección ocular debe evaluar la localización y el color de la hinchazón (eritematosa o pálida), incluido si está presente en un párpado o en ambos, o en los dos ojos y si es sensible a la palpación o caliente al tacto. El examinador debe observar si el hallazgo representa edema palpebral o protrusión del globo ocular (exoftalmía). El examen ocular debe observar particularmente la agudeza visual y el rango de movimiento extraocular (completo o limitado). Este examen puede ser difícil cuando la hinchazón es grave, pero es importante realizarlo porque los déficits sugieren un trastorno orbitario o retroorbitario más que un trastorno ocular; puede ser necesario que un asistente mantenga los párpados abiertos. Se examinan las conjuntivas para detectar inyección y secreción. Se evalúan las lesiones palpebrales u oculares utilizando una lámpara de hendidura.

El examen general debe evaluar signos de toxicidad, lo que sugiere una infección grave, y signos de un trastorno causal. Se inspecciona la piel facial para detectar sequedad y escamas (lo que puede sugerir hipotiroidismo) y escamas grasosas u otros signos de dermatitis seborreica. Se examinan las extremidades y la región presacra para detectar edema, lo que sugiere una causa sistémica. Si se sospecha una causa sistémica, ver Edema para una explicación más detallada de la evaluación.

Signos de alarma

Los siguientes signos son particularmente preocupantes:

  • Fiebre

  • Pérdida de agudeza visual

  • Deterioro de los movimientos extraoculares

  • Exoftalmía

Interpretación de los hallazgos

Algunos hallazgos ayudan a distinguir entre las categorías de trastornos. La primera distinción importante es entre inflamación o infección y alergia o sobrecarga de líquidos. El dolor, el enrojecimiento, el calor y la sensibilidad al tacto sugieren inflamación o infección. La hinchazón pálida e indolora sugiere angioedema. El prurito sugiere una reacción alérgica, y la ausencia de prurito, disfunción cardíaca o renal.

El edema localizado de un párpado sin otros signos rara vez es causado por un trastorno importante. El edema masivo de los párpados de uno o ambos ojos debe hacer sospechar un problema grave. La presencia de signos de inflamación, proptosis, pérdida de la visión y deterioro de los movimientos oculares sugieren un trastorno orbitario (p. ej., celulitis orbitaria, trombosis del seno cavernoso) que puede empujar el globo ocular hacia afuera o afectar los nervios o los músculos. Otros hallazgos sugestivos y específicos se enumeran en el Algunas causas de edema palpebral.

Estudios complementarios

En la mayoría de los casos, es posible establecer el diagnóstico clínicamente y no es necesario realizar ningúna estudio. Cuando se sospecha una celulitis orbitaria o una trombosis del seno cavernoso, debe proseguirse lo antes posible con el diagnóstico y el tratamiento. Se realizan de inmediato imágenes con TC o RM. Si se sospecha una disfunción cardíaca, hepática, renal o tiroidea, se evalúa la función orgánica con pruebas de laboratorio e imágenes según sea apropiado para ese aparato o sistema.

Tratamiento

El tratamiento se dirige al trastorno subyacente. No existe ningún tratamiento específico para la hinchazón.

Conceptos clave

  • La exoftalmía con deterioro de la visión o los movimientos extraoculares sugieren una celulitis orbitaria o una trombosis del seno cavernoso, y debe proseguirse tan rápido como sea posible con el diagnóstico y el tratamiento.

  • Los trastornos palpebrales deben ser diferenciados de las causas orbitarias y sistémicas de hinchazón.

Recursos en este artículo