Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Proptosis

(Exoftalmos)

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La proptosis es la protrusión del globo ocular. Exoftalmos significa lo mismo y este término suele utilizarse cuando se describe la proptosis debida a enfermedad de Graves. Los trastornos que pueden producir cambios en el aspecto del rostro y los ojos que se asemejan al exoftalmos pero no lo son incluyen hipertiroidismo sin enfermedad ocular infiltrativa, enfermedad de Cushing y obesidad grave.

Etiología

La causa más frecuente es la enfermedad de Graves (véase Algunas causas de proptosis), que produce edema e infiltración linfoide de los tejidos orbitarios.

Algunas causas de proptosis

Causa

Hallazgos sugestivos

Abordaje diagnóstico

Enfermedad de Graves

Síntomas oculares: dolor ocular, lagrimeo, ojos secos, irritación, fotofobia, debilidad de los músculos oculares que produce diplopía, pérdida visual producida por la compresión del nervio óptico

Síntomas sistémicos: palpitaciones, ansiedad, aumento del apetito, pérdida de peso, insomnio, bocio, mixedema pretibial (ver Hipertiroidismo : Signos y síntomas)

Pruebas de la función tiroidea

Fístula carótida-seno cavernoso o fístula dural-seno cavernoso

Exoftalmos pulsátil con un soplo orbitario

Angiorresonancia magnética

Trombosis del seno cavernoso

Oftalmoplejía, cefalea, ptosis, disminución de la agudeza visual, fiebre

TC o RM

Glaucoma congénito o miopía importante unilateral

Lagrimeo, blefaroespasmo, enrojecimiento

Medición de la presión intraocular y fondo de ojo realizados por un oftalmólogo

Celulitis orbitaria

Ojo rojo, fiebre, dolor, deterioro de la agudeza visual, movimientos extraoculares alterados o dolorosos

Habitualmente, unilateral

TC o RM

Tumores orbitarios (p. ej., linfoma, hemangioma, malformaciones vasculares)

Disminución de la agudeza visual, diplopía, dolor

RM o TC

Hemorragia retrobulbar

Disminución de la agudeza visual, diplopía, dolor, oftalmoplejía, factores de riesgo

TC inmediato o tratamiento basado en los hallazgos clínicos

Meningioma esfenoorbitario

Dolor, cefalea, defectos del campo visual, oftalmoplejía

RM o TC

Evaluación

La velocidad de inicio puede brindar un indicio del diagnóstico. El inicio unilateral súbito sugiere hemorragia intraorbitaria (que puede ocurrir después de cirugía, inyección retrobulbar o traumatismo) o inflamación de la órbita o los senos paranasales. El inicio a las 2 o 3 semanas sugiere inflamación crónica o seudotumor inflamatorio orbitario (infiltración celular no neoplásica y proliferación); el inicio más lento sugiere un tumor orbitario.

Los hallazgos del examen ocular típicos de hipertiroidismo pero no relacionados con enfermedad ocular infiltrante incluyen retracción palpebral, retardo parpebral, inflamación temporal del párpado superior y mirada fija. Otros signos incluyen eritrema palpebral e hiperemia conjuntival. La exposición prolongada de áreas más grandes de lo habitual del globo ocular al aire produce desecamiento de la córnea y puede conducir a infección y ulceración.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son de particular importancia:

  • Dolor o enrojecimiento ocular

  • Cefalea

  • Pérdida de visión

  • Diplopía

  • Fiebre

  • Exoftalmos pulsátil

  • Exoftalmos neonatal

Estudios complementarios

El exoftalmos puede ser confirmado con exoftalmometría que mide la distancia entre el ángulo lateral de la órbita ósea y la córnea; los valores normales son < 20 mm en blancos y < 22 mm en negros. La TC o la RM a menudo son útiles para confirmar el diagnóstico e identificar causas estructurales de exoftalmos unilateral. La prueba de función tiroidea está indicada cuando se sospecha una enfermedad de Graves.

Tratamiento

Es necesaria la lubricación para proteger la córnea en los casos graves. Cuando la lubricación no es suficiente, puede ser necesaria la cirugía para proporcionar mejor cobertura de la superficia ocular o reducir el exoftalmos. Los corticoides sistémicos (p. ej., prednisona 1 mg/kg VO 1 vez al día por 1 semana reducidos progresivamente en 1 mes) a menudo son útiles para controlar el edema y la congestión orbitaria debido a enfermedad ocular tiroidea o seudotumor orbitario inflamatorio. Otras intervenciones varían según la etiología. El exoftalmos de Graves no es afectado por el tratamiento tiroideo, pero puede reducirse con el tiempo. Los tumores pueden ser extirpados quirúrgicamente. La embolización selectiva o, pocas veces, los procedimientos de atrapamiento pueden ser eficaces en los casos de fístulas arteriovenosas que afectan el seno cavernoso.

Conceptos clave

  • La causa más frecuente de exoftalmos bilateral es la enfermedad de Graves.

  • El exoftalmos unilateral agudo sugiere infección o trastorno vascular (p.ej., hemorragia, fístula, trombosis del seno cavernoso).

  • El exoftalmos unilateral crónico sugiere tumor.

  • Realizar TC o RM y pruebas de función tiroidea cuando se sospecha una enfermedad de Graves.

  • Aplicar lubricante a la córnea expuesta.

Recursos en este artículo