Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cálculos salivales

(Sialolitiasis)

Por Clarence T. Sasaki, MD, American Laryngological Association;Dysphagia;Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

Los cálculos compuestos de sales de calcio, a menudo obstruyen las glándulas salivales y causan dolor, hinchazón y, a veces, infección. El diagnóstico se realiza por la clínica o con TC, ecografía o sialografía. El tratamiento consiste en la expresión del cálculo con estimulantes de la saliva, manipulación manual, una sonda o cirugía.

Las principales glándulas salivales son las parótidas, las submandibulares o submaxilares y las sublinguales. Los cálculos en las glándulas salivales son más comunes entre los adultos. El 80% de los cálculos se origina en las glándulas submandibulares y obstruye el conducto de Wharton. El resto, en su mayor parte, se origina en las glándulas parótidas y bloquea el conducto de Stensen. Sólo alrededor del 1% se origina en las glándulas sublinguales. En el 25% de los pacientes aparecen varios cálculos.

Etiología

Casi todos los cálculos salivales están compuestos por fosfato de calcio con pequeñas cantidades de magnesio y carbonato. Los pacientes con gota pueden tener cálculos de ácido úrico. Para que se formen los cálculos, se necesita un núcleo sobre el cual precipitan las sales durante la estasis salival. Ésta se produce en pacientes debilitados, deshidratados, con poco aporte de alimentos o que reciben anticolinérgicos. Los cálculos persistentes o recidivantes predisponen a la infección de la glándula implicada (sialoadenitis—ver Sialoadenitis).

Signos y síntomas

Los cálculos obstructivos causan hinchazón y dolor glandular, sobre todo después de comer, cuando se estimula el flujo de saliva. Los síntomas pueden remitir después de algunas horas. El alivio puede coincidir con la salida de un chorro de saliva. Algunos cálculos causan síntomas intermitentes o son asintomáticos.

Si un cálculo se aloja en sentido distal, puede ser visible o palpable a la salida del conducto.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • A veces, estudios por imágenes (p. ej., TC, ecografía, sialografía)

Si un cálculo no es evidente en el examen, se le puede dar al paciente un sialagogo (p. ej., jugo de limón, caramelos duros o alguna otra sustancia que estimule el flujo de saliva). La reproducción de los síntomas es casi siempre diagnóstica de un cálculo.

La TC, la ecografía y la sialografía son muy sensibles y se utilizan si el diagnóstico clínico es confuso. La sialografía con contraste puede realizarse a través de un catéter introducido en el conducto y permite diferenciar entre un cálculo, una estenosis, y un tumor. En ocasiones, esta técnica es terapéutica. Como los cálculos submandibulares son, en un 90% de los casos, radiopacos y los cálculos parotídeos en el 90% de los casos son radiotranslúcidos, las radiografías simples no siempre son exactas. No se indica la RM.

Tratamiento

  • Medidas locales (p. ej., sialagogos, masaje)

  • A veces, expresión manual o extirpación quirúrgica

Los analgésicos, la hidratación y el masaje pueden aliviar los síntomas.

Los antibióticos antiestafilocóccicos pueden utilizarse para prevenir la sialoadenitis aguda si se administran en forma temprana.

Los cálculos pueden eliminarse espontáneamente o cuando el flujo de saliva es estimulado por sialagogos; se aconseja a los pacientes que chupen una rodaja de limón o un caramelo ácido cada 2 a 3 h. Los cálculos situados en el orificio del conducto a veces puede ser exprimidos en forma manual, apretándolos con la punta de los dedos. La dilatación del conducto con una sonda pequeña puede facilitar la expulsión.

Si los otros métodos fracasan hay que proceder a la extirpación quirúrgica de los cálculos . Los que se hallan ubicados en el orificio del conducto o cerca de éste pueden extraerse por vía transbucal, mientras que los que se ubican en el hilio de la glándula a menudo requieren la extirpación completa de la glándula salival.  Los cálculos de hasta 5 mm de tamaño pueden ser quitados endoscópicamente.

Conceptos clave

  • Alrededor del 80% de los cálculos salivales seproducen en las glándulas submandibulares.

  • El diagnóstico se realiza por la clínica, aunque en algunos casos puede ser necesaria una TC, ecografía o sialografía.

  • Muchos cálculos se eliminan de forma espontánea o con el uso de sialagogos y expresión manual, pero algunos requieren extirpación endoscópica o quirúrgica.