Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastornos adenoideos

Por Clarence T. Sasaki, MD, American Laryngological Association;Dysphagia;Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

La hipertrofia o la inflamación de las adenoides es común entre los niños. Los síntomas incluyen obstrucción nasal, trastornos del sueño y derrames del oído medio con hipoacusia. El diagnóstico se realiza mejor mediante la fibronasofaringoscopia con fibra óptica flexible. El tratamiento suele basarse en corticoides intranasales, antibióticos y, en el caso de obstrucción nasal importante u otitis media aguda persistente o recidivante o en derrames del oído medio, la adenoidectomía.

Las adenoides son una masa rectangular de tejido linfático en la nasofaringe posterior. Alcanzan su tamaño máximo en los niños 2 a 6 años. El aumento de tamaño puede ser fisiológico o secundario a infección viral o bacteriana, alergia, irritantes y, tal vez, reflujo gastroesofágico. Otros factores de riesgo incluyen la exposición prolongada a infecciones bacterianas o virales (p. ej., a varios niños en una guardería). La hipertrofia intensa puede obstruir las trompas de Eustaquio (lo que causa otitis media) o las coanas posteriores (lo que causa sinusitis).

Signos y síntomas

Aunque los pacientes con hipertrofia de adenoides no refieren síntomas, suelen tener una respiración bucal crónica, ronquidos, trastornos del sueño, halitosis, otitis media aguda recidivante, hipoacusia de conducción (secundaria a la otitis media recidivante o a derrames persistentes del oído medio) y una calidad hiponasal de la voz. La adenoiditis crónica también puede causar nasofaringitis crónica o recidivante, rinosinusitis, epistaxis, halitosis y tos.

Diagnóstico

  • Nasofaringoscopia flexible

La hipertrofia de las adenoides se sospecha en niños y adolescentes con síntomas característicos, derrames persistentes del oído medio u otitis media aguda recidivante o rinosinusitis. Signos y síntomas similares en un varón adolescente pueden deberse a un angiofibroma (ver Angiofibromas Juveniles).

Los niños con insuficiencia velofaríngea (ver Insuficiencia velofaríngea), por ejemplo, debido a un síndrome velocardiofacial, diferenciarse del discurso hiponasal de la hipertrofia de adenoides.

El método de referencia para la evaluación en el consultorio de la nasofaringe es la nasofaringoscopia flexible. La grabación del sueño, a menudo utilizada para documentar los ronquidos, no es tan precisa. El estudio del sueño ayuda a definir la gravedad de todos los trastornos del sueño debidos a obstrucción crónica.

Los estudios de imágenes de rayos X están contraindicados en niños, excepto cuando hay un alto índice de sospecha de angiofibroma o cáncer.

Tratamiento

  • Tratamiento de la causa

  • A veces, adenoidectomía

La alergia subyacente se trata con corticoides intranasales, y la infección bacteriana con antibióticos.

En niños con derrames persistentes del oído medio u otitis media recidivante, la adenoidectomía suele limitar la recurrencia. A menudo, en los niños > 4 años que necesitan tubos de timpanostomía también se hace una adenoidectomía en el mismo tiempo quirúrgico. También se recomienda la cirugía para los niños menores con epistaxis recurrente u obstrucción nasal significativa (p. ej., trastornos del sueño, cambio de la voz). Aunque exige anestesia general, la adenoidectomía suele realizarse en forma ambulatoria con recuperación en 48 a 72 h. La adenoidectomía está contraindicado en la insuficiencia velofaríngea, ya que puede precipitar o empeorar un discurso hipernasal.