Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Pólipos nasales

Por Marvin P. Fried, MD, Professor, Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery;Professor and University Chairman, Montefiore Medical Center;The University Hospital for Albert Einstein College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los pólipos nasales son proliferaciones carnosas de la mucosa nasal que se forman en el sitio de edema por declive en la lámina propia de la mucosa, en general alrededor de los orificios de los senos maxilares.

La rinitis alérgica, las infecciones agudas y crónicas y la fibrosis quística predisponen a la formación de pólipos nasales. Pólipos sangrantes aparecen en la rinosporidiosis. En ocasiones aparecen pólipos unilaterales asociados con tumores benignos o malignos de la nariz o de los senos paranasales o pueden representar por sí estos tipos de tumores. También pueden aparecer en respuesta a un cuerpo extraño. Los pólipos nasales están fuertemente asociados con

  • Alergia a la aspirina

  • Infección de un seno*

  • Asma

Los síntomas consisten en obstrucción y secreción posnasal, congestión, estornudos, rinorrea, anosmia, hiposmia, dolor facial y prurito ocular.

El diagnóstico suele basarse en la exploración física. Un pólipo en fase de desarrollo adopta la forma de lágrima; cuando está maduro, se asemeja a una uva pelada sin semillas.

Tratamiento

  • Pulverizaciones con corticoides tópicos

  • A veces, extirpación quirúrgica

Los corticoides en aerosol (p. ej., mometasona [30 mcg/pulverización], beclometasona [42 mcg/pulverización], flunisolida [25 mcg/pulverización]), administrados como 1 o 2 pulverizaciones 2 veces al día en cada cavidad nasal, pueden reducir o eliminar los pólipos, al igual que un ciclo oral de corticoides de 1 semana, con disminución gradual de la dosis. Aún así, en muchos casos es necesaria la extirpación quirúrgica. Se realiza la extirpación de los pólipos que obstruyen la vía aérea o favorecen la sinusitis, así como de los pólipos unilaterales que pueden ocultar tumores benignos o malignos. Sin embargo, los pólipos tienden a recidivar a menos que se controle la alergia o la infección de base. Después de la eliminación de los pólipos nasales, el tratamiento tópico con beclometasona o flunisolida tiende a retrasar la recidiva. En casos recidivantes graves, puede estar indicada la sinustomía maxilar o la etmoidectomía. Estos procedimientos suelen hacerse por vía endoscópica.

Recursos en este artículo