Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Dermatitis del conducto auditivo (Otitis externa crónica)

Por Bradley W. Kesser, MD, Associate Professor, Department of Otolaryngology - Head and Neck Surgery, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La dermatitis del conducto auditivo se caracteriza por prurito, descamación, y eritema de la piel del orificio auditivo externo y el conducto auditivo. La dermatitis puede ser causada por la exposición a alérgenos (dermatitis por contacto) o espontáneamente (otitis externa crónica, dermatitis eccematoide auricular).

Los alérgenos que producen este tipo de dermatitis se encuentran en los pendientes que contienen níquel y numerosos productos de belleza (p. ej., aerosoles para el pelo, lociones, tinturas para el pelo). La dermatitis eccematoide auricular es más común entre las personas con predisposición a la atopia y con otras dermatitis similares (p. ej., seborrea, psoriasis).

Tanto la dermatitis por contacto (ver Dermatitis de contacto) como la dermatitis eccematoide auricular causan prurito, eritema, secreción clara (serosa), descamación, hiperpigmentación y, a veces, fisuras. Puede producirse una infección bacteriana secundaria (otitis externa aguda —ver Otitis externa (aguda)).

Tratamiento

  • Evitar los desencadenantes y/o irritantes

  • En general corticoides tópicos

La dermatitis por contacto exige evitar o suprimir los factores alérgicos desencadenantes, en especial los pendientes. Puede ser necesario realizar la prueba de ensayo y error para identificar el agente causal. Los corticoides tópicos (p. ej., crema con hidrocortisona al 1% o crema con betametasona al 0,1%, más potente) pueden disminuir la inflamación y el prurito. Los pacientes deben evitar el uso de hisopos de algodón, agua, y otros irritantes potenciales en el oído, porque estos agravarán el proceso inflamatorio. Casos que no responden al tratamiento pueden ser tratados con un curso corto de corticosteroides orales (p. ej., prednisona).

La dermatitis eccematoide auricular puede ser tratada con una solución diluida de acetato de aluminio (solución de Burow), que puede aplicarse con tanta frecuencia como sea necesario para lograr mayor bienestar. El prurito y la inflamación se reducen con corticoides tópicos (p. ej., crema con betametasona al 0,1%). Si se produce una otitis externa aguda, puede ser necesario el desbridamiento cuidadoso del conducto auditivo y la antibioticoterapia tópica (ver Tratamiento). Deben evitarse los irritantes potenciales.