Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Pericondritis del oído

Por Bradley W. Kesser, MD, Associate Professor, Department of Otolaryngology - Head and Neck Surgery, University of Virginia School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La pericondritis del oído puede ser un proceso inflamatorio difuso, pero no necesariamente infeccioso, que provoca inflamación difusa, eritema y dolor del pabellón auricular, o un absceso entre el cartílago y el pericondrio.

Las causas de pericondritis incluyen

  • Traumatismo

  • Picaduras de insectos

  • Perforaciones del oído a través del cartílago

  • Condiciones inflamatorias sistémicas como la granulomatosis con poliangeítis (antes granulomatosis de Wegener)

  • Incisión de infecciones superficiales del pabellón auricular

Dado que la irrigación sanguínea del cartílago proviene del pericondrio, la separación de éste de los lados del cartílago puede conducir a una necrosis avascular y a la deformación del pabellón auricular (oreja en coliflor). También puede producirse una necrosis séptica, a menudo por la infección por bacilos gramnegativos.

Los síntomas son eritema, dolor e hinchazón. La evolución de la pericondritis tiende a ser indolente, recurrente, prolongada y destructiva.

Tratamiento

  • Antibióticos, una fluoroquinolona, a veces con un aminoglucósido y una penicilina semisintética.

  • En caso de absceso, incisión quirúrgica y drenaje

Los pacientes con inflamación difusa de todo el pabellón de la oreja se tratan con antibióticos empíricos (p. ej., fluoroquinolonas, que tienen buena penetración en el cartílago) y, a menudo un corticosteroide sistémico por sus efectos anti-inflamatorios. Cualquier material extraño (p. ej., anillo, astilla) debe ser eliminado. Si la etiología no es claramente infecciosa (p. ej., una perforación infectada), se debe evaluar un trastorno inflamatorio (ver Resumen de vasculitis).

En un absceso pericondral se hace incisión del área afectada y se deja un drenaje colocado durante 24 a 72 hs. Se inicia la administración de antibióticos sistémicos con una fluoroquinolona o un aminoglucósido y una penicilina semisintética. La elección ulterior del antibiótico está determinada por los resultados del cultivo y el antibiograma. Pueden resultar útiles las compresas calientes. Es importante asegurar que el pericondrio se reaproxime al cartílago para mantener el suministro de sangre al cartílago y prevenir la necrosis. La reaproximación se asegura mediante la inserción de 1 o 2 suturas de colchonero a través de todo el espesor de la oreja, de preferencia a través de rodillos dentales en ambos lados de la oreja.

Recursos en este artículo