Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Vértigo posicional paroxístico benigno

(Vértigo posicional o postural benigno)

Por Lawrence R. Lustig, MD, New York Presbyterian Hospital/Columbia University Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

En el vértigo posicional paroxístico benigno se producen episodios breves (< 60 segundos) de vértigo con ciertas posiciones de la cabeza. Presenta náuseas y nistagmo. El diagnóstico es clínico. El tratamiento consiste en maniobras de reposicionamiento de los canalitos. Raras veces, están indicados fármacos y cirugía.

El vértigo posicional paroxístico benigno es la causa más frecuente de vértigo otógeno recidivante. Afecta a las personas a medida que aumenta la edad y puede alterar mucho el equilibrio en los ancianos, lo que causa caídas que pueden provocar lesiones.

Etiología

Se considera que la enfermedad está causada por el desplazamiento de cristales otoconiales (cristales de carbonato de Ca incluidos normalmente en el sáculo y el utrículo). Este material desplazado estimula a las células pilosas del canal semicircular posterior (y raras veces en el canal semicircular superior), lo que crea la ilusión de movimiento. Entre los factores etiológicos se incluyen la degeneración espontánea de las membranas otolíticas utriculares, la conmoción laberíntica, otitis media, cirugía del oído, infección viral reciente (p. ej., neuronitis viral), traumatismos en la cabeza, anestesia prolongada o reposo en cama, trastornos vestibulares anteriores (p. ej., enfermedad de Ménierè) y la oclusión de la arteria vestibular anterior.

Signos y síntomas

El vértigo aparece cuando el paciente mueve la cabeza (p, ej., al darse vuelta en la cama o al agacharse para recoger algo). El vértigo agudo dura sólo de segundos a minutos; los episodios tienden a ser máximos en la mañana y disminuyen en el transcurso del día. Pueden acompañarse de náuseas y vómitos, pero no de hipoacusia y acúfenos.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • RM con gadolinio si los hallazgos sugieren lesión del SNC

El diagnóstico se basa en los síntomas característicos, en la presencia de nistagmo determinado por la maniobra de Dix-Hallpike (una prueba de provocación para el nistagmo posicional—ver Nistagmo) y en la ausencia de otras alteraciones en el examen neurológico. Estos pacientes no requieren otros estudios complementarios. A los que presentan nistagmo que sugieran una lesión del SNC, se les realiza RM con gadolinio. A diferencia del nistagmo posicional del vértigo posicional paroxístico benigno, el nistagmo posicional de las lesiones del SNC carece de latencia, fatigabilidad y sensación subjetiva intensa y puede continuar mientras se mantenga la posición. El nistagmo causado por una lesión del SNC puede ser vertical o cambiar de dirección y, si es rotatorio, es probable que se produzca en la dirección inesperada.

Tratamiento

  • Maniobras de provocación para producir la fatiga de los síntomas

  • Maniobras de reposicionamiento de canalitos

  • No se recomienda el tratamiento con fármacos

El vértigo posicional paroxístico benigno suele desaparecer en forma espontánea en semanas o meses, pero puede continuar durante meses o años. Dado que la enfermedad puede ser duradera, no se recomienda la farmacoterapia (como las empleadas en la enfermedad de Ménierè—ver Enfermedad de Ménierè : Tratamiento). A menudo, los efectos adversos de los fármacos empeoran el desequilibrio.

Dado que el vértigo posicional paroxístico benigno se agota, un tratamiento consiste en realizar maniobras de provocación en un entorno seguro en las primeras horas del día. Los síntomas son mínimos durante el resto de la jornada.

Las maniobras de reposicionamiento de canalitos (maniobra de Epley—véase ver figura Maniobra de Epley.—y la maniobra de Semont) implican el movimiento de la cabeza a través de una serie de posiciones específicas con la intención de que los canalitos errantes regresen al utrículo. Después de realizar estas maniobras, el paciente debe permanecer erecto o semierecto durante 1 a 2 días. Ambas maniobras pueden repetirse tantas veces como sea necesario.

Maniobra de Epley.

Esta maniobra se utiliza para tratar el vértigo posicional paroxístico benigno al regresar los otolitos desplazados al utrículo. Si el vértigo aparece durante alguna de las posiciones, esa posición se mantiene hasta que el vértigo desaparece.

Para la maniobra de Semont, el paciente se sienta en posición vertical en el centro de una camilla. La cabeza del paciente se rota hacia el oído no afectado; esta rotación se mantiene durante toda la maniobra. A continuación, el torso se hace bajar en sentido lateral sobre la camilla de modo que el paciente se encuentra sobre el lado del oído afectado con la nariz apuntando hacia arriba. Después de 3 minutos en esta posición, el paciente se mueve rápidamente a través de la posición vertical sin enderezar la cabeza y se lo baja en sentido lateral hacia el otro lado, ahora con la punta de la nariz hacia abajo. Después de 3 minutos en esta posición, se vuelve al paciente lentamente a la posición vertical y la cabeza se rota de nuevo a la posición normal.

Conceptos clave

  • El vértigo se produce debido al desplazamiento de cristales otoconiales en un canal semicircular; los síntomas son provocados por el movimiento de la cabeza.

  • Por lo general, náuseas y vómitos, pero sin acúfenos ni pérdida de audición.

  • El diagnóstico es clínico, pero algunos pacientes requieren resonancia magnética para descartar otras condiciones.

  • El tratamiento consiste en maniobras de reposicionamiento de los canalitos.

  • Las drogas rara vez ayudan y pueden empeorar los síntomas.

Recursos en este artículo