Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Barotraumatismo ótico

(Barotitis media o aerotitis media)

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Indiana University School of Medicine

Información:
para pacientes

El barotraumatismo ótico es la otalgia o la lesión a la membrana timpánica causada por cambios rápidos de la presión.

Para mantener igual presión a ambos lados de la membrana timpánica, el gas debe movilizarse libremente entre la nasofaringe y el oído medio. Cuando una infección de las vías respiratorias superiores, alergia u otro mecanismo interfiere con el funcionamiento de la trompa de Eustaquio durante los cambios en la presión ambiental, la presión en el oído medio disminuye por debajo de la presión ambiente, causando retracción de la membrana timpánica, o se eleva por encima de ella y causa abombamiento. En caso de presión negativa del oído medio, puede formarse en éste un trasudado líquido. A medida que aumenta la presión diferencial, puede producirse una equimosis y un hematoma subepitelial en la mucosa del oído medio y la membrana timpánica. Una presión diferencial muy grande puede causar hemorragia en el oído medio, rotura de la membrana timpánica y el desarrollo de una fístula perilinfática a través de la ventana oval o redonda.

Los síntomas consisten en dolor intenso, hipoacusia de conducción y, si hay fístula perilinfática, hipoacusia neurosensorial y/o vértigo. Los síntomas suelen empeorar durante el aumento rápido de las presiones externas de aire, como el ascenso rápido (p. ej., durante la práctica de buceo—ver Barotraumatismo ótico y sinusal) o el descenso rápido (p. ej., durante un viaje en avión). La hipoacusia neurosensorial o el vértigo durante el descenso sugieren el desarrollo de una fístula perilinfática; síntomas similares durante el ascenso desde las profundidades marinas pueden sugerir además la formación de una burbuja de aire en el oído interno.

Tratamiento

  • Métodos para igualar la presión (p. ej., bostezar, tragar, masticar chicle)

Las medidas de autotratamiento habituales del dolor asociado con el cambio de presión en un viaje en avión consisten en masticar chicle, bostezar y tragar, soplar contra las narinas cerradas y utilizar aerosoles nasales descongestivos.

Si hay hipoacusia neurosensorial y vértigo, se sospecha en una fístula perilinfática y se considera la exploración del oído medio para cerrarla. Si el dolor es intenso y la hipoacusia es de conducción, es útil realizar la miringotomía.

Prevención

Una persona con congestión nasal debida a infección de las vías respiratorias superiores o alergias debe evitar los vuelos en avión y la práctica de buceo. Cuando estas actividades son inevitables, puede aplicarse un vasoconstrictor nasal tópico (p. ej., fenilefrina del 0,25 al 1,0%) 30 a 60 min antes del descenso o el ascenso.