Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Carcinoma epidermoide orofaríngeo

Por Bradley A. Schiff, MD, Assistant Professor, Department of Otorhinolaryngology - Head and Neck Surgery, Albert Einstein College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El carcinoma epidermoide orofaríngeo afecta a más de 13.000 personas en los Estados Unidos por año. El tabaco y el alcohol son los principales factores de riesgo, y el papel de la infección por el virus del papiloma humano (HPV) como un factor de riesgo es cada vez mayor. Los síntomas incluyen dolor de garganta y dolor o dificultad para tragar. El tratamiento se realiza con radioterapia, quimioterapia, o ambas, aunque la cirugía primaria se ha comenzado a utilizar con más frecuencia. La tasa de supervivencia es mucho mayor en los pacientes HPV-positivos.

El carcinoma epidermoide de la orofaringe se refiere al cáncer de la amígdala, la base y el tercio posterior de la lengua, el paladar blando, y las paredes posteriores y laterales de la faringe.

En los EE.UU., en 2010, hubo 13.600 casos de carcinoma epidermoide de la orofaringe y 2.400 muertes. Aunque la incidencia de carcinoma epidermoide de la orofaringe es cada vez mayor, sus tasas de curación también están mejorando.

Como la mayoría de los cánceres de la cabeza y el cuello, el cáncer de la orofaringe es más común entre los hombres mayores con una edad media de 63. La relación hombres:mujeres es de 2,7:1. Sin embargo, recientemente, ha aumentado la incidencia de cáncer de orofaringe en pacientes más jóvenes y en mujeres, debido al HPV como causa. El riesgo de desarrollar cáncer de la orofaringe es 16 veces mayor en los pacientes HPV positivos. Entre 1970 y 2002, la incidencia de cáncer orofaríngeo HPV-positivo aumentó 3 veces. No obstante, el tabaco y el alcohol siguen siendo los principales factores de riesgo para el cáncer de la orofaringe. Los pacientes que fuman más de 1,5 paquetes/día tienen un riesgo 3 veces mayor de cáncer, y los pacientes que beben 4 o más tragos/día tienen un riesgo 7 veces mayor. Las personas que beben alcohol y fuman en gran cantidad tienen un riesgo 21 veces mayor de desarrollar cáncer orofaríngeo.

Signos y síntomas

Los síntomas del cáncer de orofaringe varían ligeramente en función del subsitio pero por lo general los pacientes consultan con dolor de garganta, disfagia, odinofagia, disartria, y otalgia. Un síntoma de presentación frecuente en pacientes con cáncer orofaríngeo es una masa en el cuello, a menudo quística. Debido a que los síntomas del cáncer de orofaringe son similares a los de una infección común de vías respiratorias superiores, a menudo los pacientes son remitidos a un especialista luego de varios meses.

Diagnóstico

  • Laringoscopia

  • Endoscopia operatoria y biopsia

  • Estudios por imágenes para la estadificación

Todos los pacientes deben someterse a una laringoscopia directa y biopsia antes de iniciar el tratamiento para evaluar la lesión primaria y buscar segundas lesiones primarias. En pacientes con carcinoma confirmado se debe realizar TC de cuello con contraste, y la mayoría de los médicos realizan también PET de cuello y tórax.

Pronóstico

La tasa de supervivencia global a los 5 años es de alrededor del 60%. Sin embargo, el pronóstico varía según la causa. Los pacientes que son HPV-positivos tienen una supervivencia a los 5 años > 75% (y una supervivencia a los 3 años de casi el 90%), mientras que los pacientes HPV negativos tienen una supervivencia a los 5 años < 50%.

Tratamiento

  • En forma típica, radioterapia con quimioterapia o sin ella

  • A veces, microcirugía láser transoral

La radioterapia, a veces combinada con quimioterapia (quimioradiación), es el pilar del tratamiento en los EE.UU. Tradicionalmente, la radiación se ha utilizado para los cánceres en etapa temprana y la quimiorradioterapia para los cánceres avanzados. La radioterapia de intensidad modulada (IMRT) se utiliza cada vez más como una forma de conservar el tejido circundante y disminuir los efectos adversos a largo plazo. Debido a que la orofaringe es rica en vasos linfáticos, son frecuentes las metástasis ganglionares cervicales y deben ser consideradas en todos los pacientes con cáncer orofaríngeo. Si una metástasis en los ganglios linfáticos cervicales no se resuelve después de la radiación o la quimiorradiación, se debe hacer vaciamiento ganglionar cervical después del tratamiento.

La cirugía se utiliza cada vez con mayor frecuencia como tratamiento primario del cáncer orofaríngeo. La microcirugía láser transoral se utiliza cada vez con mayor frecuencia para resecar tumores de la amígdala y la base de la lengua por vía endoscópica, evitando la morbilidad de la cirugía abierta. La cirugía robótica transoral es un medio cada vez más popular para el tratamiento de lesiones orofaríngeas seleccionadas. En la cirugía robótica transoral, un robot quirúrgico con múltiples brazos adaptables es controlado por un cirujano en una consola. Los brazos de articulación del robot y una cámara endoscópica se insertan a través de la boca del paciente (que se mantiene abierta mediante un retractor). El procedimiento robótico proporciona una mejor visualización de las estructuras y causa menos morbilidad quirúrgica en comparación con la cirugía abierta. Sin embargo, las indicaciones para el uso de la cirugía robótica transoral no están todavía bien definidas. Cuando se utiliza cirugía robótica transoral en pacientes con tumores más avanzados, a menudo se hace radioterapia o quimiorradioterapia posoperatoria.