Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Tumores del oído

Por Bradley A. Schiff, MD, Assistant Professor, Department of Otorhinolaryngology - Head and Neck Surgery, Albert Einstein College of Medicine

Información:
para pacientes

Existen varios tumores del oído, malignos y benignos, que suelen manifestarse con hipoacusia. También pueden presentarse con mareos, vértigo o alteraciones del equilibrio. Estos tumores son raros y pueden ser difíciles de diagnosticar.

Tumores malignos del oído

En el conducto auditivo, pueden desarrollarse carcinomas basocelulares y epidermoides. La inflamación persistente causada por la otitis media crónica puede predisponer al desarrollo del carcinoma epidermoide. Está indicada la resección extensa, seguida por radioterapia. Cuando las lesiones están limitadas al conducto y no hay invasión del oído medio, está indicada la resección en bloque del conducto auditivo con preservación del nervio facial. La invasión más profunda exige una resección más importante del hueso temporal.

En raras ocasiones, el carcinoma epidermoide se origina en el oído medio. Un factor predisponente puede ser la otorrea persistente de la otitis media crónica. Es necesario realizar la resección del hueso temporal y radioterapia posoperatoria.

Los paragangliomas no cromafínicos (quemodectomas) se originan en el hueso temporal a partir de los cuerpos del glomo en el bulbo yugular (tumores del glomo yugular) o la pared medial del oído medio (tumores del glomo timpánico). Aparecen como una masa roja pulsátil en el oído medio. El primer síntoma suele ser el acúfeno que es sincrónico con el pulso. Después aparece hipoacusia, seguida por vértigo. La parálisis de los pares craneales IX, X u XI puede acompañar a los tumores del glomo yugular que se extienden a través del agujero yugular. La resección constituye el tratamiento de elección y la radiación se utiliza en los pacientes que no pueden someterse a la cirugía.

Tumores benignos del oído

En el conducto auditivo, pueden originarse quistes sebáceos, osteomas y queloides, que pueden ocluirlo y causar retención de cerumen e hipoacusia de conducción. La resección es el tratamiento de elección para todos los tumores benignos del oído.

Los ceruminomas aparecen en el tercio externo del conducto auditivo. Estos tumores son benignos en la histología y no producen metástasis regionales ni a distancia, pero son invasivos a nivel local y potencialmente destructivos y deben someterse a una resección amplia.