Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastorno de travestismo

(Travestismo)

Por George R. Brown, MD, Mountain home VAMC, Johnson City, TN;East Tennessee State University

Información:
para pacientes

El travestismo implica una excitación sexual recurrente e intensa a partir del uso de prendas del sexo opuesto, que puede manifestarse como fantasías, impulsos o comportamientos. El trastorno travestista es el travestismo que provoca malestar o deterioro funcional significativos.

El travestismo es un tipo de parafilia, pero la mayoría de los travestidos no cumplen con los criterios clínicos de un trastorno parafílico; estos criterios requieren que las fantasías, los impulsos intensos o los comportamientos de la persona provoquen malestar, perjudiquen el funcionamiento o dañen a otros. La afección también debe haber estado presente durante ≥ 6 meses.

Travestido es un término más frecuente y aceptable que travesti. El travestismo y el trastorno travestista son extremadamente raros en las mujeres de nacimiento.

Los varones heterosexuales que se visten con ropa de mujer suelen comenzar esta conducta al final de la infancia. Esta conducta se asocia, al menos inicialmente, con la excitación sexual intensa. La excitación sexual que se produce por la ropa en sí se considera una forma de fetichismo y puede ocurrir con travestismo o independientemente de él.

Los perfiles de personalidad de los varones que se visten con ropa de mujer generalmente son similares a los de las personas normales de la misma edad y raza.

Cuando sus parejas colaboran, los travestis pueden tener actividad sexual con una vestimenta total o parcialmente femenina. Cuando la pareja no colabora, pueden sentirse ansiosos, deprimidos, culpables y avergonzados por su deseo de vestir ropa de mujer. En respuesta a estos sentimientos, estos hombres a menudo se deshacen de la ropa femenina en su armario.

Tratamiento del trastorno de travestismo

  • Grupos de apoyo y sociales

  • En ocasiones, psicoterapia

La mayoría de los travestidos no acude para recibir tratamiento. Los que vienen a la consulta son traídos por sus esposas infelices, son derivados por los tribunales o vienen por sí mismos preocupados porque sufren consecuencias negativas sociales y laborales. Algunos acuden para el tratamiento de la disforia de género, el abuso de sustancias o la depresión asociada.

Los grupos sociales y de apoyo para hombres travestidos suelen ser muy útiles.

No hay medicamentos de eficacia fiable.

La psicoterapia, de ser indicada, está dirigida a la autoaceptación y a modular las conductas de riesgo.

Más tarde, a veces en la sexta o séptima década de vida, los travestidos pueden acudir a la atención médica debido a síntomas de disforia de género y pueden entonces cumplir con los criterios de diagnóstico para disforia de género..