Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fobia Social

(Trastorno de ansiedad social)

Por John H. Greist, MD, Professor Emeritus, Psychiatry;Distinguished Senior Scientist, University of Wisconsin School of Medicine and Public Health;Madison Institute of Medicine

Información:
para pacientes

La fobia social es el miedo y la ansiedad de quedar expuesto a situaciones sociales o funcionales, que se evitan o se enfrentan con una ansiedad sustancial.

La fobia social afecta a alrededor del 9% de las mujeres y el 7% de los hombres durante cualquier período de 12 meses, pero la prevalencia a lo largo de la vida puede llegar a ser hasta del 13%. Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de padecer la forma más grave de fobia social: el trastorno de personalidad con evitación (ver Trastorno de la personalidad evitativa/por evitación).

El miedo y la ansiedad en las personas con fobia social se manifiestan porque se sienten desconcertadas o humilladas si no cumplen las expectativas que se esperan de ellas. A menudo se preocupan de que la ansiedad será evidente por la sudoración, el sonrojo, los vómitos o el temblor (a veces en forma de voz trémula) o de que se perderá la capacidad de mantener el hilo de un pensamiento o de encontrar las palabras para expresarse. Habitualmente, la misma actividad realizada cuando la persona está sola no provoca ansiedad.

La fobia social es frecuente en aquellas situaciones en las que hay que hablar en público, actuar en una obra teatral o tocar un instrumento musical. Otras situaciones potenciales son comer con otros, conocer nuevas personas, mantener una conversación, firmar un documento ante testigos o utilizar baños públicos. Un tipo más generalizado de fobia social causa ansiedad en una amplia variedad de situaciones sociales.

La mayoría de las personas reconocen que sus miedos son irracionales y excesivos.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

El diagnóstico es clínico y se basa en los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, quinta edición (DSM-5).

Para que se cumplan los criterios de diagnóstico del DSM-5, los pacientes deben tener un marcado, persistente (≥ 6 meses) miedo o ansiedad por una o más situaciones sociales en las que puedan ser examinados por los demás. El miedo debe implicar una valoración negativa de parte de otros (p. ej., que los pacientes sean humillados, avergonzados o rechazados o que ofendan a otros). Asimismo, todo lo que figura a continuación debe estar presente:

  • Las mismas situaciones sociales casi siempre desencadenan miedo o ansiedad.

  • Los pacientes evitan activamente la situación.

  • El miedo o ansiedad es desproporcionado a la amenaza real (considerando las normas socioculturales).

  • El miedo, la ansiedad o la evasión provocan fuerte malestar o deterioran significativamente el funcionamiento social u ocupacional.

Además, el temor y la ansiedad no pueden ser más correctamente caracterizados como un trastorno mental diferente (p. ej., la agorafobia, trastorno de angustia, trastorno dismórfico corporal).

Tratamiento

  • Terapia cognitivo-conductual

  • A veces un ISRS

La fobia social es casi siempre crónica y requiere tratamiento.

La terapia cognitivo-conductual es eficaz para la fobia social. Consiste en enseñar a los pacientes a reconocer y controlar su pensamiento distorsionado y sus falsas creencias, y también instruirlos en la terapia de exposición (exposición controlada a la situación que provoca ansiedad—ver Trastornos fóbicos específicos : Terapia de exposición).

Los ISRS y las benzodiazepinas son eficaces para la fobia social, pero los primeros son preferibles en la mayoría de los casos pues, a diferencia de las benzodiazepinas, no es probable que interfieran con la terapia cognitivo-conductual.