Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastorno de despersonalización

Por Daphne Simeon, MD, Associate Professor, Department of Psychiatry, Mount Sinai School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El trastorno de despersonalización consiste en sentimientos persistentes o recurrentes de estar separado del cuerpo o de los procesos mentales propios, habitualmente con un sentimiento de ser un observador ajeno de la propia vida. A menudo se desencadena por un estrés intenso. El diagnóstico se basa en los síntomas, después de haber descartado otras posibles causas, y el tratamiento consiste en psicoterapia.

Entre el 20 y el 40% de la población general ha padecido una experiencia transitoria de despersonalización, que a menudo se asocia con un peligro potencialmente fatal, una intoxicación aguda por drogas (marihuana, alucinógenos, ketamina, éxtasis), privación sensorial o privación de sueño. La despersonalización también puede presentarse como un síntoma en muchos otros trastornos mentales y convulsivos (ictales o posictales). Cuando la despersonalización es independiente de cualquier otro trastorno mental o físico y es persistente o recurrente, estamos ante un trastorno de despersonalización. Se estima que este trastorno se presenta en el 2% de la población general.

Signos y síntomas

Los pacientes tienen una percepción distorsionada de sus cuerpos, sus mentes, sus sentimientos o sensaciones. La mayoría de los pacientes también dicen que no se sienten reales (desrealización), como si fueran autómatas o estuvieran soñando o de alguna otra forma separados del mundo. Algunos no pueden reconocer ni describir sus emociones (alexitimia). Los pacientes pueden describirse como "muertos que caminan". Los síntomas casi siempre son angustiantes y, cuando son graves, profundamente intolerables. Son frecuentes la ansiedad y la depresión.

A menudo, los síntomas son crónicos; alrededor de un tercio de los pacientes tienen episodios recurrentes y dos tercios presentan síntomas continuos. Los síntomas episódicos a veces se tornan continuos.

Con frecuencia, los pacientes tienen gran dificultad para describir sus síntomas y pueden temer o creer que están volviéndose locos. Siempre conservan la noción de que sus experiencias "irreales" no son reales y las perciben de esa forma. Esta conciencia diferencia el trastorno de despersonalización de uno psicótico, en el cual siempre falta esta perspectiva.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica y psiquiátrica

El diagnóstico se basa en los síntomas después de haber descartado trastornos físicos, abuso continuo de sustancias y otros trastornos mentales (sobre todo ansiedad, depresión y otros trastornos disociativos). La evaluación inicial debe incuir RM y EEG para descartar causas físicas, más aún si los síntomas o la progresión son atípicos. También pueden estar indicadas las pruebas toxicológicas en orina.

Son útiles las pruebas psicológicas y las entrevistas estructuradas y cuestionarios especiales.

Pronóstico

A menudo, los pacientes mejoran sin intervención. La recuperación completa es posible en muchos pacientes, sobre todo en aquellos cuyos síntomas aparecen relacionados con tensiones tratables o transitorias y cuando los síntomas aún no son prolongados. En otros, la despersonalización se hace más crónica y refractaria.

Incluso los síntomas de despersonalización persistentes o recurrentes pueden producir sólo un deterioro mínimo si se puede suprimir el sentimiento subjetivo de despersonalización manteniendo la mente ocupada y enfocada en otros pensamientos o actividades. Algunos pacientes quedan discapacitados por el sentido crónico de sentirse extraños, o por la ansiedad o la depresión asociadas.

Tratamiento

  • Psicoterapia

El tratamiento debe evaluar todas las situaciones de estrés asociadas con el inicio del trastorno, así como las situaciones anteriores (p. ej., abuso o abandono durante la infancia), que pueden haber predispuesto a los pacientes al inicio tardío de la despersonalización.

En algunos pacientes tienen éxito distintas psicoterapias (p. ej., psicoterapia psicodinámica, terapia cognitivo-conductual):

  • Las terapias cognitivas permiten bloquear el pensamiento obsesivo sobre la situación irreal del ser.

  • Las técnicas conductuales ayudan a los pacientes a participar en tareas que los distraen de la despersonalización.

  • Las técnicas básicas utilizan los 5 sentidos (p. ej., tocar música fuerte o tomar un trozo de hielo con la mano) para ayudar a los pacientes a sentirse más conectados con ellos mismos y con el mundo y más reales en ese momento.

  • La terapia psicodinámica se enfoca en los conflictos subyacentes que hacen que ciertos afectos sean intolerables para el yo y, por lo tanto, provoquen la disociación.

  • Prestar atención a cada momento y darle nombre a los afectos y a la disociación en las sesiones de terapia funciona en algunos pacientes.

Se han utilizado distintos fármacos, pero ninguno tiene una eficacia claramente demostrable. Sin embargo, al parecer algunos pacientes mejoran con inhibidores de la recaptación de serotonina, con la lamotrigina, los antagonistas de los opiáceos, los ansiolíticos y con estimulantes. No obstante, estos fármacos en general están dirigidos principalmente a tratar otras alteraciones mentales (p. ej., ansiedad, depresión) que a menudo se asocian con la despersonalización o son precipitados por ella.