Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Neumoconiosis de los trabajadores del carbón

(Antracosis, enfermedad del pulmón negro, neumoconiosis del minero de carbón)

Por Lee S. Newman, MD, MA, Professor;Director, Colorado School of Public Health and School of Medicine, University of Colorado at Denver;Center for Worker Health and Environment and NIOSH Mountain and Plains ERC

Información:
para pacientes

La neumoconiosis de los trabajadores del carbón es causada por la inhalación de polvo de carbón. El depósito de polvo produce macrófagos cargados de polvo alrededor de bronquiolos (máculas de carbón), en ocasiones causan enfisema bronquiolar focal. En general no causa síntomas, pero puede progresar a la fibrosis masiva progresiva con reducción de la función pulmonar. El diagnóstico se basa en los antecedentes y los hallazgos en la radiografía de tórax. El tratamiento suele ser sintomático.

Etiología

La neumoconiosis de los trabajadores del carbón es causada por la inhalación crónica de polvo con alto contenido de carbono (antracita y bituminosos) y rara vez grafito, típicamente durante 20 años. La inhalación del sílice contenido en el carbón también puede contribuir con la enfermedad clínica.

Fisiopatología

Los macrófagos alveolares fagocitan el polvo, liberan citocinas que estimulan la inflamación y lo acumulan en el intersticio pulmonar alrededor de los bronquiolos y los alvéolos (máculas de carbón). Los nódulos de carbón se forman cuando se acumula colágeno y el enfisema focal aparece cuando las paredes del bronquiolo se debilitan y se dilatan. Puede haber fibrosis, pero suele limitarse a las áreas adyacentes a las máculas de carbón. La distorsión de la arquitectura pulmonar, la obstrucción al flujo de aire y el deterioro funcional suelen ser leves, pero en algunos pacientes pueden ser muy destructivos.

Se describen 2 formas de neumoconiosis de los trabajadores del carbón:

  • Simple, con máculas de carbón individuales

  • Complicada, con coalescencia de máculas y fibrosis masiva progresiva

Los pacientes con neumoconiosis simple desarrollan fibrosis masiva progresiva en una proporción cercana al 1 a 2% al año. Recientemente, la rápida progresión de la neumoconiosis de los trabajadores del carbón hacia la fibrosis masiva progresiva ha sido reconocida en los mineros jóvenes, especialmente en el este de los EE.UU..

En la fibrosis masiva progresiva, los nódulos se unen formando masas negras de parénquima con aspecto gomoso, en general en los campos superiores y posteriores. Las masas pueden invadir y destruir los vasos y las vías aéreas o sufrir cavitación. La fibrosis masiva progresiva puede aparecer y progresar incluso después de haber cesado la exposición al polvo de carbón. A pesar de las semejanzas entre la fibrosis masiva progresiva inducida por carbón y la silicosis conglomerada, la aparición de fibrosis masiva progresiva en los trabajadores del carbón depende del contenido de sílice del carbón.

Complicaciones

Se describió una asociación entre la neumoconiosis de los trabajadores del carbón y algunas características de artritis reumatoidea. No está claro si la neumoconiosis predispone a los mineros a desarrollar artritis reumatoidea, si la artritis reumatoidea adquiere una forma singular en los pacientes con esta neumoconiosis o si la artritis reumatoidea altera la respuesta de los mineros al polvo del carbón. La aparición de múltiples nódulos redondeados en el pulmón en un tiempo relativamente corto (síndrome de Caplan) representa una respuesta inmunopatológica relacionada con la diátesis reumatoidea. Desde el punto de vista histológico, se asemejan a los nódulos reumatoideos, pero tienen una región periférica de inflamación más aguda. Los pacientes con neumoconiosis de los trabajadores del carbón tienen un riesgo ligeramente mayor de tuberculosis activa e infecciones micobacterianas no tuberculosis. Se informaron asociaciones débiles entre la neumoconiosis de los trabajadores del carbón y la esclerosis sistémica progresiva y el cáncer de estómago.

Signos y síntomas

La neumoconiosis de los trabajadores del carbón no suele producir síntomas. Los síntomas pulmonares más crónicos en los mineros son causados por otras afecciones, como la bronquitis industrial debido al polvo de carbón o el enfisema coincidente debido al hábito de fumar. La tos puede ser crónica y problemática en algunos pacientes, incluso después de alejarse del lugar de trabajo, aun en los que no fuman.

La fibrosis masiva progresiva causa disnea progresiva. En ocasiones, los pacientes presentan un esputo negro (melanoptisis), que aparece cuando las lesiones secundarias a la fibrosis se rompen en el interior de las vías aéreas. A menudo, la fibrosis progresa a la hipertensión pulmonar con insuficiencia ventricular derecha e insuficiencia respiratoria.

Diagnóstico

  • Antecedente de exposición al polvo del carbón

  • TC o radiografía de tórax

El diagnóstico se basa en los antecedentes de exposición y en el aspecto de la radiografía o la TC de tórax. En pacientes con neumoconiosis de los trabajadores del carbón, la radiografía y la TC revelan opacidades o nódulos difusos, pequeños y redondeados. El hallazgo de al menos una opacidad > 10 mm sugiere fibrosis masiva progresiva. La especificidad de la radiografía de tórax para la fibrosis masiva progresiva es baja porque hasta un tercio de las lesiones identificadas como fibrosis resultan ser cánceres, cicatrices u otros trastornos. La TC de tórax es más sensible y específica que la radiografía para detectar nódulos coalescentes, fibrosis masiva progresiva temprana y cavitación.

Las pruebas de la función pulmonar no son diagnósticas, pero son útiles para la caracterización de la función pulmonar en pacientes en quienes pueden aparecer defectos obstructivos, restrictivos o mixtos. Debido a que en algunos pacientes con neumoconiosis de los trabajadores del carbón simple y extensa y en aquellos con neumoconiosis complicada se producen alteraciones del intercambio de gases, se recomienda realizar mediciones basales y periódicas de la capacidad de difusión del monóxido de carbono (DLco) y de gases en sangre arterial en reposo y durante el ejercicio.

Dado que los pacientes con esta neumoconiosis a menudo han tenido exposición tanto al polvo de sílice como al de carbón, suele realizarse la vigilancia para la tuberculosis. Por eso, se les deben realizar pruebas cutáneas anuales con tuberculina. En los que presentan resultados positivos, puede ser necesario realizar cultivo y citología de esputo, TC y broncoscopia para confirmar la tuberculosis.

Tratamiento

  • A veces, terapia con O2 y rehabilitación pulmonar

  • Restricción de nuevas exposiciones

En la forma simple de esta neumoconiosis, rara vez es necesario el tratamiento, aunque se recomienda la vigilancia de la tuberculosis y el abandono del tabaquismo. A los pacientes con hipertensión pulmonar o hipoxemia se les administra terapia con O2. La rehabilitación pulmonar puede ayudar a los trabajadores afectados en forma más grave a llevar a cabo actividades de la vida cotidiana. A los trabajadores con neumoconiosis, sobre todo los que presentan fibrosis masiva progresiva, se les debe restringir la exposición, sobre todo a las concentraciones altas de polvo. La tuberculosis se trata según las recomendaciones actuales (ver Tuberculosis (TBC) : Tratamiento).

Prevención

Las medidas preventivas incluyen la eliminación de la exposición, la cesación del hábito de fumar y la administración de vacunas antineumocócica y antigripal. La neumoconiosis de los trabajadores del carbón puede prevenirse mediante la supresión del polvo de carbón en la superficie del carbón. A pesar de regulaciones de larga data sigue existiendo la exposición en la minería, lo que resulta en mayores tasas de enfermedad, incluyendo las formas graves. Las máscaras respiratorias proporcionan protección limitada.

Conceptos clave

  • La neumoconiosis de los trabajadores del carbón es causada por la inhalación crónica de polvo con alto contenido de carbón (antracita y bituminosos) y rara vez grafito, típicamente durante ≥ 20 años.

  • La mayoría de los pacientes tienen neumoconiosis simple, con pequeños nódulos asintomáticos visibles en los estudios de imágenes.

  • Algunos pacientes con esta neumoconiosis desarrollan fibrosis masiva progresiva, con deterioro de la función pulmonar, disnea y anomalías marcadas en los estudios de imagen.

  • Basar el diagnóstico en los antecedentes de exposición y en los estudios de imágenes del tórax.

  • Tratar con medidas sintomáticas, fomentar el abandono del tabaco, y restringir aún más la exposición.