Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Síndrome de hiperventilación

Por Noah Lechtzin, MD, MHS, Associate Professor, Department of Medicine, Division of Pulmonary and Critical Care Medicine, Johns Hopkins University School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El síndrome de hiperventilación consiste en la presencia de disnea y taquipnea relacionada con la ansiedad que suelen estar acompañadas por síntomas sistémicos.

El síndrome de hiperventilación es más frecuente entre las mujeres jóvenes, pero puede afectar a cualquier sexo y a cualquier edad. A veces es precipitado por acontecimientos que plantean un estrés emocional. El síndrome de hiperventilación es distinto del trastorno del pánico (ver Crisis de angustia y trastorno de angustia), aunque los dos cuadros se superponen; cerca de la mitad de los pacientes con trastornos de pánico presenta síndrome de hiperventilación y la cuarta parte de los pacientes con síndrome de hiperventilación presenta trastornos de pánico. Aparece en las formas aguda y crónica. La hiperventilación crónica es más frecuente; sin embargo, la forma aguda es más fácil de diagnosticar.

Signos y síntomas

Los pacientes con síndrome agudo de hiperventilación se presentan con disnea, algunas veces tan intensa como para ser percibida como asfixia. Se acompaña de agitación y sensación de terror o de síntomas como dolor torácico, parestesias (periféricas y periorales), tetania periférica (p. ej., rigidez de dedos o brazos) y presíncope o síncope o, a veces, por una combinación de todos estos hallazgos. La tetania aparece porque la alcalosis respiratoria produce hipofosfatemia e hipocalcemia. Al examen, los pacientes pueden aparecer ansiosos o taquipneicos; el examen pulmonar no presenta características dignas de mención.

Los pacientes con síndrome crónico de hiperventilación tienen manifestaciones mucho menos llamativas y con frecuencia no son detectados; suspiran profundamente y con frecuencia, y suelen tener síntomas somáticos inespecíficos en el contexto de trastornos del estado de ánimo y ansiedad y de estrés emocional.

Diagnóstico

  • Estudios complementarios para descartar otros diagnósticos (radiografía de tórax, ECG, oximetría de pulso)

El síndrome de hiperventilación es un diagnóstico de exclusión; el desafío es utilizar pruebas y recursos con criterio para distinguir este síndrome de otros diagnósticos más graves. Los estudios complementarios son la oximetría de pulso, la radiografía de tórax y el ECG. La oximetría de pulso en el síndrome de hiperventilación muestra saturación de O2 próxima al 100%. La radiografía de tórax es normal. El ECG se realiza para detectar una isquemia cardíaca, aunque el síndrome de hiperventilación puede causar por sí depresiones del segmento ST, inversiones de la onda T e intervalos QT prolongados. Hay que determinar los gases en sangre arterial cuando se sospechan otras causas de hiperventilación, como la acidosis metabólica. En ocasiones, el síndrome agudo de hiperventilación es indistinguible de la embolia pulmonar aguda y pueden ser necesarios estudios para la embolia pulmonar (p. ej., dímero d, ventilación/perfusión, angiografía por TC).

Tratamiento

  • Asesoramiento de medidas de apoyo

  • A veces, tratamiento psiquiátrico o psicológico

El tratamiento consiste en medidas de confortación para el paciente. Algunos médicos proponen enseñarle la espiración máxima y la respiración diafragmática. La mayoría de los pacientes requieren el tratamiento de los trastornos subyacentes del estado de ánimo y ansiedad; en el tratamiento se incluye la terapia cognitiva, técnicas de reducción del estrés y/o fármacos (p. ej., ansiolíticos, antidepresivos, litio).