Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cáncer uretral

Por Viraj A. Master, MD, PhD, Associate Professor, Department of Urology, Winship Cancer Institute, Emory University

Información:
para pacientes

El cáncer uretral es infrecuente y aparece en los dos sexos; puede ser un carcinoma epidermoide, de células de transición o, en ocasiones, un adenocarcinoma.

La mayoría de los pacientes tienen 50 años. Ciertas cepas del virus del papiloma humano se han relacionado con algunos casos. Los tumores uretrales invaden tempranamente las estructuras adyacentes, y por ello tienden a estar avanzados cuando se los diagnostica. Los ganglios linfáticos externos de la ingle o los pelvianos (obturadores) suelen ser los primeros sitios de metástasis.

Signos y síntomas

La mayoría de las mujeres consultan por hematuria y síntomas de obstrucción urinaria o de retención. Muchas de ellas tienen antecedentes de polaquiuria o síndrome uretral (hipersensibilidad de los músculos del suelo pelviano). La mayoría de los varones consultan por síntomas de estenosis uretral; sólo unos pocos tienen hematuria o secreciones sanguinolentas. A veces, si el tumor es avanzado, puede palparse una masa.

Diagnóstico

El diagnóstico está sugerido por la clínica y se confirma con cistouretroscopia. Puede ser necesaria una biopsia para diferenciar el carcinoma uretral del prolapso y la carúncula. Se usan TC o RM para la estadificación.

Pronóstico

El pronóstico depende de la ubicación específica del tumor en la uretra y de su tamaño, en especial de la profundidad de la invasión. Las tasas de supervivencia a 5 años son > 60% para pacientes con tumores distales, y 10 a 20% para aquellos con tumores proximales. La tasa de recidivas es >50%.

Tratamiento

  • Generalmente, resección o ablación

Para los tumores superficiales o mínimamente invasores de la uretra anterior, el tratamiento es con resección quirúrgica, radioterapia (intersticial o una combinación de intersticial con haz externo), fulguración o ablación con láser. Los tumores anteriores más grandes o más profundamente invasores y los tumores proximales de la uretra posterior requieren terapia multimodal con cirugía radical y derivación urinaria, por lo general en combinación con radioterapia. La cirugía incluye el vaciamiento de los ganglios linfáticos pelvianos bilaterales y a veces los inguinales, a menudo con resección de parte de la sínfisis pubiana y de la rama pubiana inferior. La validez de la quimioterapia, que a veces se utiliza, no se ha establecido aún.