Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Hemofiltración y hemodiálisis continuas

Por James I. McMillan, MD, Associate Professor of Medicine;Chief, Nephrology Section, Loma Linda University;VA Loma Linda Healthcare System

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los procedimientos de hemofiltración y hemodiálisis continuas filtran y dializan la sangre sin interrupción. La principal ventaja es la capacidad de remover grandes volúmenes de líquidos a la vez que se evitan los episodios de hipotensión causados por la hemodiálisis intermitente, que elimina esos volúmenes en forma episódica. Por lo tanto, estos procedimientos se indican en pacientes con falla renal aguda que están inestables hemodinámicamente, que deben recibir grandes volúmenes de líquidos (p. ej., pacientes con fallas multiorgánicas o shock, que requieren hiperalimentación o goteos vasopresores) o ambos.

En la hemofiltración continua, el agua y los solutos de hasta 20.000 Da de peso molecular se filtran de la sangre por convección, a través de una membrana permeable; el filtrado se descarta, y el paciente debe recibir infusiones de agua y electrolitos fisiológicamente equilibrados. Puede agregarse un circuito de diálisis al filtro para aumentar el aclaramiento de solutos. El procedimiento puede ser arteriovenoso o venovenoso. En los procedimientos arteriovenosos, se canula la arteria femoral, y la tensión arterial empuja la sangre a través del filtro hacia la vena femoral. Las tasas de filtración son típicamente bajas, en especial en pacientes hipotensos. En los procedimientos venovenosos continuos, se requiere una bomba para hacer pasar la sangre desde una vena grande (femoral, subclavia o yugular interna) a través del circuito de diálisis y de vuelta a la circulación venosa. Usando un catéter de doble luz, la sangre puede retirarse y reingresarse por la misma vena.

La ruta arteriovenosa tiene la ventaja de un sistema simple sin necesidad de una bomba, pero el flujo de sangre puede ser no confiable en pacientes hipotensos. Las ventajas de la ruta venovenosa incluyen un mejor control de la tensión arterial y de la tasa de filtración, con una remoción de líquidos más gradual. Además, la ruta venovenosa requiere la canulación de un solo vaso. Ninguno de los procedimientos ha demostrado ser más eficaz que el otro. Todos requieren anticoagulación sistémica.