Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Introducción al proceso de la micción

Por Patrick J. Shenot, MD, Associate Professor of Urology, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Los trastornos de la micción afectan el almacenamiento o la eliminación de la orina, ya que ambos procesos están controlados por los mismos mecanismos neurológicos y urinarios. El resultado es la incontinencia o la retención de orina.

Para el funcionamiento normal del tracto urinario, los sistemas nerviosos autónomo y voluntario deben estar intactos, y los músculos del tracto urinario deben ser funcionales. Normalmente, el llenado de la vejiga estimula receptores al estiramiento de este órgano y envía impulsos a través de los nervios espinales S2 a S4 a la médula espinal y luego a la corteza sensitiva, donde se percibe la necesidad de orinar. Un volumen umbral, que difiere de una persona a otra, desencadena la conciencia de la necesidad de orinar. Sin embargo, el esfínter urinario externo a la salida de la vejiga se encuentra bajo el control voluntario, y en general se mantiene contraído hasta que la persona decide orinar. El centro inhibitorio de la micción en el lóbulo frontal también ayuda a controlarla. Cuando se toma la decisión de hacerlo, las señales voluntarias de la corteza motora inician la eliminación de la orina. Estos impulsos se transmiten al centro de la micción en la protuberancia, que coordina señales simultáneas para contraer el músculo liso detrusor de la vejiga (a través de fibras nerviosas colinérgicas parasimpáticas) y relajar el esfínter interno (a través de fibras nerviosas simpáticas alfa) y el músculo estriado del esfínter externo y del suelo pelviano (ver figura La micción normal se produce cuando la contracción de la vejiga se coordina con la relajación del esfínter de la uretra.). Además de una función urinaria normal, la continencia y la micción normal requieren funciones cognitivas intactas (incluso la motivación), movilidad, acceso a un aseo y destreza manual.

El daño o el mal funcionamiento de cualquiera de los componentes que participan en la micción pueden causar incontinencia o retención urinaria.

La micción normal se produce cuando la contracción de la vejiga se coordina con la relajación del esfínter de la uretra.

El SNC inhibe la micción hasta el momento adecuado, y coordina y facilita las señales provenientes del tracto urinario inferior para iniciar y completar la evacuación. El sistema nervioso simpático contrae el esfínter de músculo liso. El sistema nervioso parasimpático contrae el músculo detrusor de la vejiga a través de fibras colinérgicas. El sistema nervioso somático contrae el esfínter de músculo estriado a través de fibras colinérgicas del nervio pudendo. (Adapted from DuBeau CE, Resnick NM with the Massachusetts Department of Health EDUCATE project collaborators: Urinary Incontinence in the Older Adult: An Annotated Speaker/Teacher Kit, 1993; used with permission of the authors.)

Recursos en este artículo