Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Quimioterapia combinada (poliquimioterapia)

Por Bruce A. Chabner, MD, Harvard Medical School;Massachusetts General Hospital Cancer Center ; Elizabeth Chabner Thompson, MD, MPH, New York Group for Plastic Surgery

Los antineoplásicos son más eficaces si se administran combinados (quimioterapia combinada o poliquimioterapia). El motivo principal de la poliquimioterapia es el de administrar fármacos que actúen mediante diversos mecanismos, de modo que se reduzca la probabilidad de que las células cancerosas se vuelvan resistentes. Cuando se combinan fármacos con distintos efectos, cada fármaco puede administrarse a su dosis óptima sin que haya efectos secundarios intolerables.

En algunos tipos de cáncer, el mejor enfoque consiste en combinar cirugía, radioterapia y quimioterapia. La cirugía o la radioterapia tratan el cáncer localizado, mientras que la quimioterapia elimina también las células cancerosas que se han diseminado a lugares distantes. Algunas veces, se administra radioterapia o quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor, porque así aumenta la probabilidad de extirparlo por completo quirúrgicamente. La radioterapia y la quimioterapia de baja intensidad que se administran tras una intervención quirúrgica destruyen cualquier célula cancerosa que haya podido quedar. A menudo, el estadio y el tipo de cáncer determinan si es necesario administrar un tratamiento único o una terapia combinada. Por ejemplo, el cáncer de mama incipiente se puede tratar solo con cirugía, con cirugía combinada con radioterapia o con quimioterapia, o con los tres tratamientos, según el tamaño del tumor y el riesgo de recidiva. El cáncer de mama localmente avanzado suele tratarse con quimioterapia, con radioterapia y con cirugía.

En ocasiones, se administra poliquimioterapia no para curar, sino para aliviar los síntomas y prolongar la vida. La poliquimioterapia es eficaz cuando existe cáncer avanzado que no se puede someter a radioterapia o a cirugía (por ejemplo, carcinoma pulmonar no microcítico, cáncer de esófago o cáncer de vejiga que no se pueden extirpar quirúrgicamente por completo).