Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos (derrames cerebrales o ictus hemorrágicos)

Por Elias A. Giraldo, MD, MS, Professor of Neurology and Director, Neurology Residency Program, Department of Neurology, University of Central Florida College of Medicine

Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos incluyen hemorragia en el cerebro (hemorragia intracerebral) y hemorragia entre las capas interna y externa del tejido que recubre el cerebro (hemorragia subaracnoidea).

La mayoría de los accidentes cerebrovasculares son causados por una obstrucción del flujo sanguíneo a una parte del cerebro, lo que causa la muerte del tejido cerebral (isquemia ver Accidente cerebrovascular isquémico). Sólo alrededor del 20% de los accidentes cerebrovasculares son causados por hemorragia. Hay dos tipos principales de derrame cerebral hemorrágico:

Otros trastornos que comportan hemorragia craneal son los hematomas epidurales (ver Hematomas epidurales) y los hematomas subdurales (ver Hematomas subdurales), que por lo general tienen su origen en un traumatismo craneal. Estos trastornos producen síntomas diferentes y no se consideran accidentes cerebrovasculares.

Estallidos y roturas: causas del accidente cerebrovascular hemorrágico (derrame cerebral o ictus hemorrágico)

Cuando los vasos sanguíneos cerebrales son débiles, anormales o soportan una presión inusual, se puede producir un accidente cerebrovascular hemorrágico (derrame cerebral o ictus hemorrágico). En este tipo de accidentes cerebrovasculares, se produce hemorragia en el interior del cerebro, como una hemorragia intracerebral. También puede haber hemorragia entre las capas interna y media del tejido que recubre el encéfalo (en el espacio subaracnoideo), dando lugar a una hemorragia subaracnoidea.

Recursos en este artículo