Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Estado de consciencia mínima

Por Kenneth Maiese, MD, Cancer Institute of New Jersey, New Jersey Health Sciences University

Un estado de consciencia mínima es grave, aunque no se trata de un deterioro completo de la consciencia debido a una lesión generalizada del cerebro (la parte del encéfalo que controla el pensamiento y el comportamiento).

El estado de consciencia mínima puede ser consecuencia directa de la lesión cerebral o puede ser el resultado de la recuperación progresiva de algunas funciones después de un estado vegetativo.

Las personas en estado de consciencia mínima, a diferencia de aquellos en estado vegetativo, hacen algunas cosas que indican cierto grado de consciencia de sí mismos y de su entorno. Pueden hacer contacto visual, seguir objetos con los ojos, alcanzar objetos, responder a las preguntas (aunque a menudo con la misma palabra sea o no apropiada), o reaccionar a todas las órdenes de una manera habitual, pero por lo general inadecuada (por ejemplo, parpadeando).

La mayoría de las personas en un estado de consciencia mínima tienden a mejorar de forma continua, pero la mejoría es limitada. Algunos recuperan la capacidad de comunicarse y entender, a veces después de muchos años. Sin embargo, muy pocos se recuperan lo suficiente para vivir y funcionar de forma independiente. Cuanto más tiempo dura un estado de consciencia mínima, menor es la probabilidad de que se recupere la función. No obstante, con cuidados especializados de enfermería, se puede vivir muchos años. La recuperación puede ser mejor cuando la causa es un traumatismo craneoencefálico.

Se han dado casos de personas que han despertado después de permanecer años en lo que parecía ser un estado de coma. Tales casos con frecuencia corresponden a sujetos que se encontraban en un estado de consciencia mínima después de un traumatismo craneoencefálico.

Diagnóstico

El médico sospecha el diagnóstico basándose en los síntomas. Pero antes de que se pueda diagnosticar un estado de consciencia mínima, debe observarse al sujeto durante cierto tiempo y en más de una ocasión. Se realizan pruebas de imagen, como la resonancia magnética nuclear (RMN) o la tomografía computarizada (TC), para verificar si hay trastornos que puedan estar causando el problema, sobre todo los que se pueden tratar.

Tratamiento

La mayoría de los afectados requieren el mismo cuidado a largo plazo que aquellos en estado de coma (ver Cuidado a largo plazo), en particular un cuidado para prevenir los problemas que puede provocar la inmovilización, como las úlceras de decúbito y la rigidez muscular permanente (contracturas, ver Cuidado a largo plazo).

Muy pocos sujetos han mejorado después de tratamientos como el zolpidem (un somnífero) o la amantadina (un medicamento utilizado para tratar infecciones virales). No obstante, ningún tratamiento ha demostrado su eficacia.