Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infecciones parasitarias del cerebro

Por John E. Greenlee, MD, Professor, Department of Neurology, University of Utah School of Medicine

En algunas partes del mundo, las infecciones cerebrales son debidas a gusanos u otros parásitos. Estas infecciones son más frecuentes en los países en desarrollo y en las zonas rurales, y menos frecuentes en los países desarrollados.

Cisticercosis

Esta infección está causada por las larvas de un gusano llamado tenia, que se encuentra en los cerdos (ver Infección por tenia). Es la infección parasitaria más frecuente en el hemisferio occidental. Cuando una persona ingiere alimentos contaminados por huevos con la larva del cisticerco, las secreciones del estómago hacen que los huevos eclosionen y salgan las larvas. Estas entran en el torrente sanguíneo y son distribuidas por todo el organismo, incluso por el encéfalo. Las larvas forman quistes (grupos de larvas recubiertos por una membrana protectora). Estos quistes producen cefaleas y convulsiones. Con la degeneración de los quistes y la muerte de las larvas, aparece inflamación, hinchazón y síntomas como cefaleas, convulsiones, cambios de personalidad y deterioro de las funciones mentales.

A veces los quistes bloquean el flujo del líquido cefalorraquídeo en los espacios del cerebro (ventrículos), lo que ejerce presión sobre el encéfalo. Este trastorno se llama hidrocefalia. El aumento de presión causa cefaleas, náuseas, vómitos y somnolencia.

En muchos casos, la resonancia magnética nuclear o la tomografía computarizada muestran los quistes. Pero suelen ser necesarios análisis de sangre y punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo y confirmar el diagnóstico.

La infección se trata con albendazol o praziquantel (fármacos utilizados para tratar las infecciones por gusanos parasitarios, denominados medicamentos antihelmínticos). Se administran corticoesteroides para reducir la inflamación que aparece cuando mueren las larvas. Las convulsiones se tratan con anticonvulsivos.

En algunos casos, es necesaria la cirugía para colocar un drenaje (derivación) con el fin de extraer el exceso de líquido cefalorraquídeo y reducir la hidrocefalia. La derivación es una pieza tubular de plástico que se instala en los espacios dentro del cerebro. Este tubo se pasa bajo la piel, habitualmente hacia el abdomen, donde podrá drenar el exceso de líquido. También es necesaria la cirugía para extirpar los quistes del encéfalo.

Otras infecciones

La equinococosis (enfermedad hidatídica o hidatidosis) y la cenurosis son infecciones en que intervienen otros tipos de larvas de tenias. La equinococosis produce quistes encefálicos grandes. La cenurosis, como la cisticercosis, producen quistes que pueden bloquear el flujo de líquido alrededor del encéfalo.

La esquistosomiasis es una infección con gusanos trematodos de la sangre (ver Esquistosomiasis). En algunos casos de esquistosomiasis, aparecen grupos de células inflamadas (granulomas) en el encéfalo.

La equinococosis, la cenurosis y la esquistosomiasis producen síntomas neurológicos similares a los de la cisticercosis, que incluyen convulsiones, cefaleas, cambios de personalidad y deterioro de las funciones mentales.

Estas infecciones por lo general se diagnostican basándose en los resultados de una resonancia magnética nuclear o de una tomografía computarizada, pero a veces es necesaria una punción lumbar. El líquido cefalorraquídeo puede mostrar un gran número de glóbulos blancos denominados eosinófilos.

Estas tres infecciones por lo general se tratan con fármacos antihelmínticos, como albendazol, mebendazol, praziquantel y pamoato de pirantel, pero a veces, los quistes deben ser extirpados quirúrgicamente.