Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Beneficios de los fármacos frente a los riesgos

Por Joan B. Tarloff, PhD, University of the Sciences in Philadelphia

Cualquier fármaco tiene el potencial de actuar tanto de forma beneficiosa como perjudicial. Antes de prescribir un fármaco, el médico debe sopesar los posibles riesgos frente a los beneficios esperados. El uso de un fármaco no está justificado a menos que los beneficios esperados superen los posibles riesgos. El médico también debe considerar las consecuencias que puede conllevar la supresión del fármaco. Sin embargo, los beneficios y los riesgos no pueden determinarse con precisión matemática.

Cuando se analizan los efectos positivos y negativos de un fármaco, el médico considera la gravedad del trastorno que va a tratarse y el efecto que tendrá sobre la calidad de vida de la persona afectada. Por ejemplo, solo se aceptará un riesgo muy bajo de reacciones adversas para los fármacos en el caso de trastornos relativamente menores, como pueden ser la tos y los resfriados, las contracturas musculares o las cefaleas ocasionales. Los fármacos de venta libre suelen ser eficaces y bien tolerados para el tratamiento de estos síntomas. Cuando se utilizan de acuerdo con las indicaciones para tratar trastornos banales, los fármacos de venta libre tienen un amplio margen de seguridad (la diferencia entre la dosis habitual efectiva y la dosis capaz de provocar reacciones adversas graves). Por el contrario, cuando se trata de enfermedades graves o potencialmente mortales (como puede ser un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular, un cáncer o el rechazo de un órgano trasplantado) se tiene que asumir un mayor riesgo de aparición de reacciones adversas graves.